¿Cual es el origen de la tortilla francesa, la albóndiga, el pinchito y el gazpacho?

Te contamos la historia de estas recetas andaluzas

En Andalucía nació la tortilla francesa, concretamente, en Cádiz durante la ocupación francesa, en los años de la Guerra de la Independencia. La tacita de plata era la única ciudad libre de toda España, junto a San Fernando, que fueron asediadas por tierra y mar por las tropas y el ejército napoleónico.

La ciudadanía pasaba calamidades para llevarse algo a la boca. Ante la falta de patatas, para realizar la tortilla, recurrieron a los huevos solos. Por tanto se denominó, ‘tortilla a la francesa’, Ya con el paso del tiempo pasó a llamarse ‘francesa’. Por consiguiente, deberíamos decir: ¡niño, quieres una tortilla gaditana!, en vez de ¡niño, quieres una tortilla francesa!

Ahora pasamos a la albóndiga que, parece algo claro, su origen andalusí como dicen los documentos de los siglos XII-XIII, en los que aparecen recetas o fórmulas de albóndigas (al-banadiq). Entre las clases populares era habitual adquirir las albóndigas ya hechas y fritas en el mercado que prepararlas en casa.

Ibn Razin al-Tubigí hace referencia a una receta de albóndigas compuesta de carne picada, especiada, mezclada con clara de huevo, moldeada en moldecitos de madera y, posteriormente, hervida en agua salada. Un anónimo almohade del siglo XIII traducido por Ambrosio Huici cita lo siguiente, muy parecido, con añadido de ajo, que ya se fríe como se realiza hoy en día, haciendo luego una salsita con el aceite, algo de vinagre, ajo y huevo batido para espesar. Como sucede con la música andalusí del Norte de África, su origen no se encuentra allí, sino en Andalucía cuando era Al-Andalus.

No podemos asegurar que el origen del pinchito moruno sea andalusí, lo que si está claro es que desde aquí se divulgó su conocimiento y se expandió. Puede ser que viniera del Próximo Oriente, pero si en un principio era cordero los trozitos de carne; aquí ya pasados los siglos se suele hacer con pollo. En su origen y en los países árabes y musulmanes, suelen acompañarlo con un té, debido a la prohibición de alcohol.

En Al-Ándalus existía ya el gazpacho, pero sin los productos americanos; es el llamado ‘blanco’ que se compone de almendras, ajos, migas de pan, vinagre, clara de huevo, aceite, sal, agua y habas secas, y como guarnición, una manzana troceada. Todavía se consume hoy en lugares como en Córdoba, denominado ‘ajo blanco’.

Pero el actual, el que conocemos como el más generalizado, tiene su origen en el interior de Andalucía y vinculado a los jornaleros y campesinos. El gazpacho es una sopa fría compuesta de aceite de oliva, vinagre, tomates, pepinos, pimientos, cebollas y ajo. Lo usual es servirlo en los meses de primavera y verano.