Cádiz une carnavalescamente a Jerez, El Puerto, Sanlúcar y San Fernando

Los ‘Martes de Carnaval’ del Baluarte de la Candelaria han propiciado la alegre convivencia de aficionados de diferentes localidades

El Carnaval -con mayúsculas- de Cádiz se universaliza… Para bien. Exportación e importación de un arte versátil que transmite el sentimiento que nace de lo particular y se extiende a lo general. Como así concebía la literatura el escritor César González-Ruano. Los gaditanos, generosos en su compartición, no pecan de chovinistas. Quien pontifique lo contrario desconoce las claves de los vecinos de esta bendita tierra trimilenaria.

Existen aficionados al Carnaval por medio mundo o, ya por veces, por el Planeta Tierra en toda su extensión. Cádiz no es sólo la Habana con más salero -tracatrán- como cantara Carlos Cano con letra de Antonio Burgos. También Cádiz es Jerez -por más que cuatro mentes estrechas se empecinen en incendiar una guerrilla competencial inexistente-. Y San Fernando. Y Sanlúcar de Barrameda. Y -suma y sigue- el Puerto de Santa María.

El Carnaval une sensibilidades. Y fomenta la creación de nuevas y duraderas amistades. Bajo el paraguas o el epígrafe de un sentimiento común: la devoción por una misma comparsa. Válganos el ejemplo. El invento -en su época- de Paco Alba ha servido, entre otras fenomenologías, para hacer provincia. Dándole “al bombo del corazón mío”, como cantaran en la presentación la recordada comparsa ‘Dorremifaselendo’.

Las vivencias y convivencias que han nacido, se han mantenido y han crecido este verano en el ciclo ‘Martes de Carnaval’ en el Baluarte de la Candelaria son dignas de elogios. Aficionados no sólo de la práctica totalidad de otras localidades de la provincia se han hecho presentes sino incluso de otras capitales allende la propia Andalucía. Un “bastinazo” incluso desde la vertiente ampliamente turística.

Noches de emociones, noches de presentaciones, noches de vivencias de familias, noches de disfrute de niños y abuelos… Y noches de creación de grupos de whatsapp con -de entrada- más de cien participantes, según se hayan creado en función del seguimiento de un autor, de una agrupación, de una sensibilidad concreta. Cádiz hospitalaria. Cádiz capaz de hermanar sin oficialismos. Con el lenguaje único de la letrilla de un pasodoble…