¿Qué importancia tuvo España en la independencia de EE.UU?

La celebración del 4 de julio debe también reivindicar el papel de la Armada Española

España siempre se ha encontrado inmersa en la historia de EE.UU. Baste nombrar a Juan Ponce de León, por ejemplo. Es decir: el primer europeo que -año 1513- pisara la península a día de hoy conocida como Florida. Es posible que los norteamericanos hayan aprendido de un modo sesgado los grandes acontecimientos que forjaron la nación. O cuanto menos en una recordación incompleta. Pongamos que hablamos de la Revolución Americana y la Guerra de la Independencia.

Existen voces muy expertas al respecto. Como por ejemplo Doug Bradburn, quien señala que “la importancia de España en la Revolución Americana no es comprendida por los ciudadanos de este país. Seguramente porque no fue un aliado formal de EE.UU. El papel de España fue crucial en el logro de la independencia. Desde el punto de vista militar, hubo hechos claves que llevaron al éxito de EE.UU”.

“Uno de los principales actores -añade- fue Bernardo de Gálvez, que ayudó decisivamente a favorecer el contrabando de suministros a través del Misisipi, controlado por los ingleses, en la batalla de Baton-Rouge, en Mobile, en Pensacola… Dejó sin puerto a los ingleses en el Golfo de México, en favor de las colonias rebeldes. También favoreció el trabajo de la inteligencia de las tropas rebeldes”.

¿Hubo algún otro elemento determinante? Por supuesto que sí. La Armada Española, que se combinó con la francesa para fortalecerse en alianza y hacerse más imbatible incluso que la poderosísima flota inglesa. Por esta razón venció Francia en la fundamental batalla de Yorktown, en 1791. Sin descartar tampoco la cuestión económica, habida cuenta con dinero de España se llegó a financiar buena parte de las operaciones de las tropas francesas en varios frentes.

España no obstante nunca articuló su respaldo a cambio de nada: pese a la generosidad -inmensa y decisiva generosidad- de la colaboración, gravitaba su interés por el control de la navegación por el Misisipi. Y a su vez anhelaba la recuperación de Luisiana y Florida.

La celebración del 4 de julio también ha de servir para la permanente reivindicación del verdadero papel de España. Y de un nombre propio: Bernardo de Gálvez sin cuyo concurso, pues controlaba el suroeste del continente, habría sido complicadísima la victoria frente a los ingleses.