El sanluqueño Dave, nominado para abandonar la Academia de OT

Julia Medina sí mantiene su nivel de liderazgo como una de las favoritas para ganar el concurso

No ha sido, ni de lejos, la mejor gala de la historia de OT. Si no más bien lo contrario. Una lástima, habida cuenta el brío que estaba tomando esta nueva edición. Esperemos que se trate de un lapsus calami sin continuidad. Hablamos de la gala 2 de este pasado miércoles día 3. Gala 2 porque la primera ha de considerarse la número 0, la experiencia piloto. La gala 2 estuvo repleta de fallos técnicos de sonido. Fallos reconocidos por el mismo director del programa Tinet Rubira.

De igual modo, el desparpajo profesional del presentador, Roberto Leal, explayó todos los recursos habidos y por haber, los propios y ajenos, para capear tanto desaguisado. Muchos diálogos entrecortados y demasiadas voces que no terminaban de escucharse. Y con tan accidental entrada, la primera expulsión confirmada: la de Alfonso.

La misma suerte -o mala suerte- correrán la próxima semana Dave o África. No lo hubiésemos imaginado. El querido concursante sanluqueño nominado para abandonar la Academia. Uno de los dignos representantes de la provincia de Cádiz en OT se encuentra ahora al borde del precipicio. Todo depende de la audiencia. La interpretación de la canción ‘Volando voy’, de Camarón, le hizo un flaco favor. ¡Quién lo dijera!

¿Cómo comenzó la noche? Con la actuación grupal de los dieciséis aspirantes de OT cantando ‘Bonito es’, de los ‘Sencillos’. Dos ocasionales nuevos miembros del jurado: la vocalista Rosana y la experta en entretenimiento y castings Julia Gómez Cora. La primera venía a sustituir a Ana Torroja -ausente por motivos profesionales- y la segunda hacía tres cuartos de lo propio con Tony Aguilar.

Nos interesa la actuación de Julia, de Julia Medina, y su imparable despegue artístico. Cuajó una interpretación estelar, de nuevo, evidenciando una telegenia fuera de toda duda. ¡Cuánta química comparte con Carlos Right al cantar, juntos, ‘Mi historia entre tus dedos’! Como no podía ser de otra manera, la noche terminó con un homenaje a Charles Aznavour, considerado el Sinatra de Francia, icono de la música que falleció el pasado 1 de octubre a los 94 años de edad. Elegante y oportuno tributo.