Inician una nueva campaña de control en las carreteras de Sevilla

Carlos Toscano llama a la prudencia de los conductores y recuerda se están reforzando los controles ordinarios en estas vías con radares estáticos y dinámicos

En 2018 se han producido en las carreteras de la provincia de Sevilla 29 accidentes mortales (hasta el 28 de octubre) y en el 39,5% de ellos intervino la velocidad inadecuada

Desde el lunes 5 de noviembre y hasta el próximo domingo 11, la Dirección General de Tráfico (DGT) pondrá en marcha en las carreteras de la provincia de Sevilla una nueva campaña de control en las carreteras convencionales con el objetivo de que los conductores extremen la prudencia al volante.

Las carreteras convencionales acumulan una parte importante de las víctimas en accidentes de tráfico, debido a sus características constitutivas (ausencia de separación de sentidos, cruces a nivel), y a las condiciones de muchos de los desplazamientos que se realizan en ellas, con especial importancia en el caso de los desplazamientos de corto recorrido y en fin de semana.

La campaña de la DGT comprende un amplio control de infracciones y, además de la velocidad, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil controlarán los adelantamientos indebidos, la ingesta de alcohol y drogas, el uso del casco y los sistemas de retención, la utilización del teléfono móvil durante la conducción y, en general, cualquier infracción de la normativa vigente en materia de circulación y seguridad vial.

El subdelegado del Gobierno en Sevilla, Carlos Toscano Sánchez, ha indicado que se trata de carreteras que presentan una alta siniestralidad, a pesar de que su densidad de tráfico no es demasiado elevada, de ahí que la DGT ponga en marcha campañas específicas dirigidas a concienciar a los conductores para para reducir el riesgo.

Además, ha llamado a la prudencia de los conductores y a su implicación en el cumplimiento de los límites de velocidad y las normas de circulación, al tiempo que ha recordado que, al margen de esta campaña, la Dirección General de Tráfico está reforzando los controles en las carreteras convencionales tanto con radares estáticos como dinámicos.

También ha subrayado la necesidad de reforzar las políticas de prevención, coordinación y educación, junto al desarrollo de acciones correctoras, que poco a poco “están dando sus frutos”.

Campaña de 2017

Durante la campaña del pasado año sobre carreteras convencionales, desarrollada por la DGT entre el 23 y el 29 de octubre, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil controlaron 15.467 vehículos y 832 conductores fueron sancionados, un 5,4%.

Un total de 421 conductores, casi la mitad de los sancionados (un 50,6%) fueron denunciados por circular a una velocidad superior a la permitida, lo que indica, según el subdelegado, que el cumplimiento de los límites de velocidad “sigue siendo una asignatura pendiente”.

La segunda infracción más habitual fue la del cinturón de seguridad: 64 personas fueron denunciadas por no usarlo y otras seis por no llevar a los menores con su correspondiente sistema de retención infantil.

Factores concurrentes en los accidentes

Los conductores implicados en accidentes suelen cometer alguna infracción, con cuatro factores por encima de los demás: el exceso de velocidad, el consumo de alcohol y drogas, ausencia del cinturón de seguridad y las distracciones.

Desde enero y hasta el pasado 28 de octubre (datos provisionales) se han producido en las carreteras convencionales de la provincia de Sevilla un total de 29 accidentes mortales en los que han perdido la vida 30 personas. En el 39,5% de ellos se encontraba presente el factor concurrente de la velocidad inadecuada.

Por otro lado, durante el pasado año fueron 31 los accidentes mortales producidos en vías interurbanas de la provincia, con un total de 35 víctimas. El exceso de velocidad fue el factor concurrente en el 41,95% de estos accidentes, mientras que la distracción al volante estuvo presente en el 48,4% de los casos. El uso del teléfono y el consumo de alcohol, drogas o psicofármacos originan muchas de estas distracciones.

El pasado 11 de febrero, por ejemplo, el helicóptero de la DGT captó a un vehículo que circulaba a 178 km/h en un tramo de la A-457 en el que el límite está establecido en 90.

Normativa y sanciones

La Ley de Seguridad Vial y el Reglamento General de la Circulación, fija la normativa aplicable a los límites genéricos y específicos de velocidad, velocidad en adelantamiento y distancias entre vehículos.

El incumplimiento de estas normas está tipificado como infracción grave o muy grave, sancionadas con multas de 100 a 600 euros, tal y como se recoge en la siguiente tabla:

Además, el artículo 379 del Código Penal, estipula que “el que condujere un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años”.

Asimismo, el sistema de Permiso por Puntos contempla la pérdida entre 2 y 6 puntos por este tipo de infracción dependiendo del exceso de velocidad cometido. Desde que se puso en marcha la Ley de Permiso por puntos, más de un 40% de las sanciones y más de un 48% de los puntos detraídos lo han sido por exceso de velocidad.