Es posible comer por menos de 7 euros en un lugar de playa

Ofrecemos una recomendación de pan y mojar para acudir con la familia

Ya se acerca, se aproxima, el buen tiempo. Necesario era. El sol comienza a aterrizar con intensidad de excelente pegada. La primavera ya llegó… tal como siempre la deseamos: ajena a las aguas mil de este mes de abril. Según augura el viejo refranero. La Semana Santa nos ha dado una de cal y otra de arena, climatológicamente hablando. El zigzagueo de la meteorología propició la duda del respetable público y asimismo alguna que otra decisión acertada de las cofradías. Siempre acertada, en un sentido o en otro.

dav

Pero, ya decimos, el solano va reapareciendo con intenciones de su misma continuidad. Luz de luz, al fin. Quien , por hache o por be, ha tenido que pasarse y de hecho se ha pasado esta semana por alguna de las playas –se han asomado de pasada a sus paseos marítimos – han visualizado la sorpresiva estampa -siempre agradecida- de las primeras paseatas de sobremesa por la orilla, niños chicos corriendo arena a través e incluso algunas muchachas proyectándose a la búsqueda de los iniciales bronceados (valederos para los trajes de flamenca que pronto bailarán por sevillanas en tantísimas Ferias como las que se aproximan).

El solecito pide paseo y tapeo. Brindis al aire libre y cerveza fresca entre pecho y espalda. Y una buena sesión de regusto gastronómico al son de la compaña familiar. Como los bolsillos no están para tirar cohetes, proponemos hoy -lo haremos de continuo en lo sucesivo- un lugar de pan y mojar. Para el próximo fin de semana. No lo duden un segundo. Se trata de la terraza del mítico bar ‘El Churrasco’ de Valdelagrana. La playa por antonomasia de los jerezanos…

Pues bien: ‘El Churrasco’ ofrece menú diario a 6,90 euros. Incluye primer plato, segundo plato, bebida y postre. ¿Los fines de semana? También. Por supuesto. Conservando idéntico módico precio. Ya sabe el lector: sito en la Avenida de la Paz. La avenida central de Valdelagrana. Pura brisa marina portuense. ‘El Churrasco’, a mediados y finales de los años setenta, era un lugar que olía a carne a la brasa y lucía una piel de toro asida al techo del interior.

A día de hoy, pulso de la modernidad, ofrece la doble vertiente de bar de tapas y comidas caseras con la de un burguer que propone mesas de billar y otras alternativas de ocio para divertimento de sus clientes (de todas las edades). Eso sí: la vitrina de las tapas entra por los ojos en un santiamén.

El menú de 6,90 euros abre a diario un amplio abanico de platos que varían jornada a jornada. Difícil de concretar el riquísimo registro de la carta. Pero podemos constatar que, por ejemplo de primero, se combinan platos como tortellini, patatas con pulpo, bombas de patatas rellenas, ensaladas de pimientos asados, ensaladilla rusa… De segundo: cazón a la roteña, pollo al churrasco, anillas de chipirones fritos, combinado de filetes, combinado de albóndigas o carne al toro.

La oferta es irresistible. Pero aún hay más. También se mantiene todos los días de la semana el llamado ‘Menú Joven’. ¿En qué consiste? Pues en una hamburguesa y sándwich o bocadillo, además de patatas y bebidas… por 5,90 euros. En un lugar paradisíaco que jamás ha perdido un ápice de su encanto. En un lugar de tradición que funde el Puerto de Santa María y Jerez. E incluso Sevilla. En un lugar donde pasado y futuro se significan en nuestro presente. Llega el buen tiempo. Para dejarnos el más sabroso sabor de boca.