Chiclana Natural obtiene la certificación EMAS de manos de Q-Innovate

Guerrero destaca que “certifica el cumplimiento de la legislación medioambiental existente” 

Con el objetivo de seguir trabajando para mantener la excelencia de nuestras playas, la empresa municipal Chiclana Natural ha obtenido recientemente la certificación en el Reglamento EMAS, que se suma a las ya implantadas en ambas playas de los sistemas ISO 14.001 y Q de Calidad. Así, lo ha anunciado el delegado municipal de Medio Ambiente y vicepresidente de Chiclana Natural, Joaquín Guerrero, quien ha comparecido en rueda de prensa junto a la delegada municipal de Playas, Ana González, y al director técnico en sistemas de gestión Q-Innovate Consultores, Adrián Macías. En este sentido, Guerrero ha destacado que “se trata de una buena noticia, que pone de manifiesto que seguimos y no nos desviamos de la línea de emprender cuantas acciones sean necesarias para la mejora de dos de las grandes joyas ambientales del municipio por ser fuente de riqueza y motor económico, las playas de La Barrosa y Sancti Petri”.

“Así pues, Chiclana Natural incrementa su compromiso con la excelencia en estas playas, tras registrarse como entidad auditada por el sistema de gestión ambiental verificada EMAS”, ha indicado Guerrero, quien ha explicado que, “una vez solicitada la inscripción en el Sistema, se llevó a cabo una auditoría que ha verificado la conformidad con el cumplimiento de todas las exigencias. Con todo ello, el proceso administrativo concluye con la Inscripción de Chiclana Natural en el Registro de Centros Ecoauditados de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, recibiendo la resolución favorable el pasado día 19 de septiembre”.

Hay que destacar que el EMAS (Eco-Management and Audit Scheme, o Reglamento Comunitario de Ecogestión y Ecoauditoría) es un sistema europeo de ecoauditoría al que la empresa municipal se incorpora voluntariamente para la evaluación de la gestión administrativa y mejora del comportamiento medioambiental en las playas de La Barrosa y Sancti Petri. Así, someterse a la referida auditoría implica que unos certificadores independientes constatan que todas las exigencias que se nos plantean se cumplen tal y como están planteadas.

“Lo primero que hay que destacar es que disponíamos de una base muy sólida para conseguir la certificación en el Reglamento EMAS, ya que tenemos implantadas en ambas playas de los sistemas ISO 14.001 y Q de Calidad, que convergen en muchos aspectos en el EMAS. Se puede decir, por tanto, que buena parte del trabajo ya lo teníamos hecho, aunque ahora se incrementen la exigencias”, ha comentado el delegado municipal de Medio Ambiente, quien ha aclarado que, “además de lo que ya teníamos, ahora se nos exige un análisis medioambiental inicial, un diálogo abierto con el público y partes interesadas, la implicación de los trabajadores en el proceso de mejora continua y una declaración medioambiental anual o bienal”.

“Lo que pueden tener claro los chiclaneros y visitantes es que suscribir el Reglamento EMAS va a permitirnos dar un nuevo paso adelante en la calidad de la gestión medioambiental de las playas y la garantía certificada del cumplimiento de la legislación medioambiental existente. Esto último es muy relevante, puesto que facilita la obtención de ayudas, permisos y licencias ante los organismos competentes”, ha incidido Joaquín Guerrero, quien ha añadido que “el siguiente paso, una vez se consolide la implantación inicial del Reglamento EMAS, es ampliar el ámbito de aplicación a otros aspectos ambientales, más allá de la gestión administrativa”. “En definitiva, puede decirse que si antes éramos exigentes con lo que ofrecemos en las playas, ahora con la adhesión al Reglamento EMAS lo somos aún más. Nuestra meta es seguir creciendo en calidad, seguir siendo unas de las principales referencias nacionales e internacionales para el sector turístico y, todo ello, sin menoscabo de adoptar cuantas medidas sean necesarias para garantizar la calidad ambiental y ecológica de nuestras playas y su entorno”, ha recalcado.

Por su parte, Ana González ha resaltado que “ya tenemos nuestras playas en magníficas condiciones, pero esta certificación nos da una exigencia más y una vuelta de tuerca más para alcanzar la excelencia en la calidad turística, puesto que es el distintivo que tiene nuestra ciudad”. Además, ha recordado que Chiclana también cuenta con la certificación de las oficinas de Turismo y puntos de información turística, “por lo que hablamos de una globalidad en el municipio, buscando esa excelencia”.

La delegada de Turismo y Playas ha incidido en que “esta certificación solo es un paso más del trabajo que se viene realizando y que se une a la inversión de más de 500.000 euros en infraestructura en la playa, a las mejoras en cuestiones de socorrismo y seguridad y a la certificación de la calidad de las aguas, resultando así que nuestras playas están en magníficas condiciones”. “Todo este trabajo redunda en los datos de ocupación, puesto que se han alcanzado nuevamente cifras de récord, fruto también de la labor de todos los sectores, que pelean por una mejora continua desde el ámbito que le toca, para que los resultados sean cada vez más positivos en cuanto a calidad se refiere”, ha señalado Ana González.