Pedro Pacheco: “Si hubiera habido advertencia de ilegalidad no firmo”

En el primer día de juicio por el caso ‘Huertos de Ocio, Pacheco ha declarado ante el tribunal durante casi dos horas

El exalcalde de Jerez de la Frontera Pedro Pacheco ha defendido la “legalidad” de la operación urbanística realizada por la ya extinta Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) que él presidía como regidor del municipio jerezano en 2003 para desarrollar unos suelos en San José Obrero conocidos como ‘Huertos de Ocio’.

Pedro Pacheco | Por Cristobal Ortega

En el primer día del juicio por el caso ‘Huertos de Ocio’ que acoge la sección octava de la Audiencia Provincial, Pacheco ha declarado ante el tribunal durante casi dos horas y no ha contestado a las preguntas de la acusación particular, que representa a los parcelistas afectados.

A las preguntas del Ministerio Fiscal, que solicita cinco años de prisión, el exalcalde ha reiterado que el acuerdo para la permuta con una promotora para “transformar” los suelos en los que se “sembraba patatas” hasta convertirlos “en unifamiliares” a cambio de una bodega en la calle Medina, se aprobó en el consejo de la GMU y en el Pleno “por mayoría”, así como que sólo hubo una “abstención” de IU por “táctica política”.

En su comparecencia, el exalcalde ha explicado que la operación en el sector se inició “a iniciativa de la promotora”, que el “objetivo” del Ayuntamiento con este acuerdo era “revitalizar” la zona oeste de la ciudad junto al antiguo ferrocarril y “dar un paso más” adquiriendo la bodega Palomino & Vergara para “darle contenido” y poner en marcha una “incubadora” de empresas.

Según ha explicado, para ello, como en otras operaciones, el Ayuntamiento solía optar por “vender” o “permutar” las parcelas de las que era propietario en un sector, como así hicieron en una operación que calificó de “fácil” y que, en principio, “los inquilinos aceptaron” sin que hubiera “pegas”, hasta que “surgió la acusación particular”, mientras que “otros que aceptaron fueron bien recompensados”.

En este sentido, Pacheco ha insistido en que la permuta con la que se transfería el 68 por ciento de la finca por un edificio más un complemento “neto en metálico” hasta completar el 100 por 100 “estaba perfectamente hecha, porque no había informe que dijera lo contrario”.

“Si hubiera habido advertencia de ilegalidad no firmo”, ha señalado Pacheco, que ha negado cualquier “trasfondo” y ha reiterado que él estaba “en la parte política y no en la administrativa”.

Asimismo, ha rechazado que él como presidente de la GMU se encargase de revisar el cumplimiento de la ley, puesto que “como líder de una formación política y parlamentario andaluz, revisar la legalidad de los ciento y pico acuerdos que firmaba por entonces” no era su cometido, porque “yo soy político, yo no soy Dios”.

A juicio del exalcalde de Jerez, con este caso “se ha montado una tormenta que se está desmontando por día”, y ha subrayado que si alguien le advierte “de cualquier rareza administrativa, no hubiera firmado” de la misma forma que “si no hubiera habido valor equivalente, no se hace la permuta”.

Por su parte, el Ministerio Fiscal, que solicita cinco años de prisión por presuntos delitos de prevaricación continuada, fraude a la administración pública y estafa, resalta en su escrito el “perjuicio económico” que ocasionó a las arcas municipales este proceso, después de que las parcelas fueron tasadas en 1,6 millones de euros, mientras la promotora traspasó al Consistorio jerezano la propiedad de un edificio del centro histórico valorado posteriormente en 610.000 euros.