El regreso de Jordi González a la pequeña pantalla

Telecinco vuelve a confiar en el veterano presentador para un espacio de sucesos

Mediaset sigue apostando erre que erre -aunque por trechos y de manera alternativa (o discontinua)- por Jordi González. Se trata de un presentador experimentando, curtido en mil batallas: tanto las del variado género televisivo como en la oscilante graduación que enfrenta éxitos y fracasos (de audiencia). Colocamos la audiencia entre paréntesis porque de nuevo ponemos en solfa semejante barómetro para valorar la calidad -per se- de una propuesta programática.

A Jordi González le han ofrecido todo tipo de formatos, desde los más tradicionales a los más variopintos, y sin embargo la versatilidad profesional -nadie se la discute- del periodista siempre se antepuso. Quiere decirse que afrontó determinados riesgos so pena de un encasillamiento peligroso o reduccionista en cuanto a sus propias habilidades ante la cámara. Jordi González sabe que la profesionalidad nunca ha de arredrarse ante cualquier nuevo proyecto.

Ahora asume un programa sobre sucesos. Un programa de los considerados serios. Apriorísticamente. La cadena ha preparado una recopilación de los sucesos más desgarradores e impactantes del siglo XXI. El enfoque promete. Sobre todo porque Jordi González se pondrá frente a una mesa de debate. Y porque cada uno de los casos será tratado desde un prisma netamente monográfico.

Mediaset reacciona con tiento. No responde a un programa cultural pero sí, de entrada,  a una tentativa de análisis e investigación periodística. Parece que llegan tiempos para subir escalones y escalafones en el nivel de la programación televisiva. Sobre todo cuando además es archisabido que Televisión Española es la única cadena que produce programas culturales. Léanse, por ejemplo, ‘Imprescindibles’, ‘Página 2’ o ‘Historia de nuestro cine’.