‘The Big Bang Theory’: ¿todo tiene un final?

Leonard, Penny y Sheldon dicen adiós a sus legiones de seguidores

Parece que ‘The Big Bang Theory’ ya ha encontrado su final definitivo para comienzos del próximo año 2019. Y elegimos el verbo parecer como consuelo injustificado para quienes suman legiones se seguidores de esta serie que durante doce temporadas ha roto todos los esquemas y ha superado con creces todas las iniciales previsiones. E incluso las más halagüeñas predicciones.

‘The Big Bang Theory’ se convirtió enseguida en un fenómeno social. Más social que sociológico, entiéndase a bote pronto la diferenciación. ¿En base a los contenidos de fondo de cada capítulo? Podríamos asegurar que no. La base del éxito estriba sobre todo en la inestimable empatía que desprende la credibilidad de todos y cada un de sus dicharacheros personajes: Leonard, Penny y Sheldon a la cabeza.

Poco importa el orden o desorden en el que se visualicen los capítulos y se entremezclen los años de su larga andadura. Porque la esencia de la atracción, el atractivo televisivo, radica en la espontaneidad de la reacción de cada personaje. Y sobre todo en el sentido del humor. Pero el sentido del humor que se aplican a sí mismos, de modo reflexivo y a su vez grupalmente. Todos se ríen de ellos en primer término: una terapia harto saludable.

El sentido de la ironía, como síntoma de inteligencia, los gags y el fino humor negro igualmente campan a sus anchas. En gratificación de los telespectadores. La enseñanza psicológica de no tomarse nunca demasiado en serio -en primera persona del singular- constituye una gran lección que el público agradece. La risa, la relativización incluso esperpéntica de problemas que en puridad no lo son, gana enteros a golpe de secuencia.

¿Ya no da más de sí esta historia de amigos, de amores y desamores, de manías y obsesiones irrisorias? ¿Hasta los científicos en la ficción se emocionan cuando se pone punto y final a cuanto parecía la gracia suprema de una historia interminable? El productor ejecutivo, Steve Holland, ha reconocido que ‘The Big Bang Theory’ ya no asume su solución de continuidad. A no ser que la CBS fuerce la situación. Pero es del todo improbable. Y es que la producción prefiere dejar a la audiencia “con ganas de más”.

Los actores reconocen su tristeza pero a la misma vez el convencimiento de que ha llegado la hora del término. Una lástima al menos a corto plazo. Porque de hecho esta serie ya se ha convertido en objeto de culto. Y porque las doce temporadas completas estarán pronto en los estantes particulares de los coleccionistas más empedernidos. Y de los fans de una realidad alternativa que durante años nos ha hecho reír a mandíbula batiente.