El jerezano Juan José Padilla, premio nacional de Tauromaquia

Homenaje a sus 25 años de trayectoria en los ruedos

El torero jerezano Juan José Padilla ha sido propuesto por el jurado del Premio Nacional de Tauromaquia para hacerse con el galardón correspondiente a 2018. El premio, concedido por el Ministerio de Cultura y Deporte, está dotado con 30.000 euros.

Javier Cebollada CORRIDA DE LA FERIA DEL PILAR

En el año en que Padilla se retira de los ruedos, el jurado ha querido reconocer “una extraordinaria carrera de veinticinco años, en la que ha lidiado cerca de 1.500 corridas de toros, alcanzando incontestables triunfos en las principales plazas de toros del mundo”.

Igualmente desde el jurado del Premio Nacional de Tauromaquia afirman que la concesión de este galardón “representa el reconocimiento a unos valores propios de la Tauromaquia, como el esfuerzo, la entrega y la capacidad de superación, que se proyectan más allá de los ruedos, y que se encarnan en la personalidad y trayectoria de Padilla”.

Juan José Padilla nació en Jerez de la Frontera el 23 de mayo de 1973 y en este año 2018 se retira de los ruedas tras 25 años de carrera. Su pasión, valentía y entrega delante de un toro le ha llevado a sufrir 39 cogidas.

Prácticamente en los años finales de su carrera ha recibido las cogidas más impactantes y que incluso pusieron en riesgo su vida. Ninguna de ellas fue capaz de alejar a Juan José Padilla de los ruedos.

Hace 5 años, Padilla recibió la cogida más mediática de toda su trayectoria en Zaragoza. El pitón del toro hizo perder al matador jerezano el ojo izquierdo. Todo el mundo vaticinaba entonces el fin de la carrera de Juan José, pero nada más lejos de la realidad. Con un parche en el ojo continuó en los ruedos bajo el apodo del “pirata” Padilla.

La última gran cogida la sufrió Padilla el pasado 7 de julio en Arévalo, donde el pitón del toro arrancó gran parte del cuero cabelludo al torero. La fortaleza de Padilla le hizo torear a los siete días en San Fermín. Un pañuelo negro envuelto en la cabeza y un parche en su ojo izquierdo hacían de Padilla un auténtico “pirata” del toreo.

Juan José Padilla tomó la alternativa en la Plaza de toros de Algeciras el 18 de junio de 1994, siendo su padrino Pedro Castillo y como testigo el Niño de la Taurina. Coincidiendo con su 25º aniversario en los ruedos, Padilla se corta la coleta y recibe el Premio Nacional de la Tauromaquia.