Joris Gnagnon se sube al carro

El central francés muestra sus mejores prestaciones en un momento crucial de la competición

“Es el momento de Joris”. Lo dijo Pablo Machín en la previa del partido contra el Atlético de Madrid ante las cámaras de Bein Sports, cuando fue preguntado por la titularidad del central francés.

Y Joris no sólo cumplió, sino que exhibió, muy por encima que en sus otras participaciones, muchas de las credenciales que le hicieron llegar a Nervión el pasado verano.

Cabe recordar que, a sus 21 años, Joris Gnagnon desembarcó en el Ramón Sánchez-Pizjuán tras ser un indiscutible en el Stade Rennes en la pasada campaña, quinto clasificado y equipo revelación en el campeonato francés. Jugó 36 de los 38 partidos ligueros posibles, 32 de ellos como titular.

En el Sevilla, en cambio, le ha costado arrancar, hasta el punto de que sólo ha tenido minutos en 11 de los 33 partidos que ha disputado el equipo de Nervión en lo que va de curso. Sin embargo, ante el Atlético de Madrid dejó ver parte del potencial que le hizo destacar desde muy joven en la Ligue 1, haciendo un partido sobresaliente, muy contundente atrás, aportando mucho en la salida de balón e incluso mostrándose atrevido arriba. De hecho, en la segunda parte estuvo cerca de lograr el 2-1 con un ajustado zurdazo que desbarató Jan Oblak mediante una notable intervención.

Pero más allá de las sensaciones, los números de Gnagnon en el choque ante los colchoneros son incuestionables. Con 13 recuperaciones fue el segundo jugador que más balones recuperó, sólo superado por las 16 de Roque Mesa, así como el que más veces se anticipó al contrario, con un total de hasta cuatro anticipaciones. Su labor también tiene relevancia en la faceta ofensiva.

Con tres remates, junto a Roque Mesa, fue el segundo que más lo intentó ante el arco contrario, únicamente superado por los cuatro intentos de Ben Yedder. Además, destaca el hecho que junto a André Silva y Ever Banega fue el jugador que más faltas recibió.

Posiblemente, sí, como dijo el propio entrenador, es el momento de Joris, un central llamado a tener un importante protagonismo a poco que logre la regularidad en su rendimiento que consiguió en la temporada anterior. Este domingo en el Nuevo San Mamés cumplirá 22 años y no habrá para él mejor regalo que seguir dando pasos para consolidarse en el fútbol español.