Roman McConn, el niño de 7 años que ha salvado la vida de más de 1200 perros

La visita del pequeño Roman a una perrera cambió su vida y la de más de un millar de perros

Todos los héroes no llevan capa -qué gran verdad- y es que deben conocer la historia del pequeño Roman McConn. Un joven estadounidense del que más de uno y de uno deberían tomar ejemplo en una sociedad cada vez más individualista.

McConn con tan sólo siete años ha salvado la vida a más de 1200 perros a punto de morir. Su hazaña comenzó en 2015, cuando Roman tenía cuatro años y él y su madre se acercaron a un refugio de animales de Texas para adoptar a un perro. Lo que allí vieron dejó bastante impresionado tanto al pequeño como a su madre y, en lugar de apartar a un lado ese mal recuerdo, decidieron hacer algo para cambiarlo. A partir de ese momento, el pequeño Roman se convirtió en el ‘mejor amigo’ de los perros.

Lo primero que hicieron fue poner en marcha una campaña muy activa en redes sociales para contactar a perros del refugio con “familias para toda la vida”. Madre e hijo trabajaron codo con codo, haciendo vídeos, subiéndolos a Internet e involucrándose mucho en el trabajo de voluntariado del refugio.

En los vídeos participaba el propio Roman, quien con sus palabras explicaba la raza del perro, su edad y por qué deberían adoptarlo.

Cuando su padre, que trabajar para la Armada estadounidense, recibió órdenes de mudarse, Roman y su madre se fueron de su Texas natal a Washington, llevándose consigo a 31 perros.

El pequeño, según él mismo dijo a CBS News, que fantaseó con un ferrocarril subterráneo Texas-Washington para hacer llegar perros de un sitio a otro porque “el mundo para un perro, en general, es mucho mejor aquí en Washington que en Texas”.

Con el paso de los meses, la fantasía se hizo realidad y tomó forma en el ‘Proyecto Freedom Ride’, que nació para seguir ayudando a los perros rescatados en diferentes refugios de Texas que nadie quiere o que están a punto de morir. Su misión es encontrarles una familia o un mejor refugio en el Pacífico Noroeste a través de la recaudación de fondos, encargándose ellos del transporte. Desde que empezó, en el año 2016, ‘Project Freedom Ride’ ha conseguido salvar a 1.200 perros, incluidos dos perros propios.