La Gallosina pudo celebrar su clase práctica

Referimos la clase práctica en Sanlúcar y la campaña americana de Ginés Marín, así como las actividades de El Rabo y Peña Galloso

En Sanlúcar el 29 de diciembre se organizó por la Escuela Taurina La Gallosina una clase práctica como fin de curso. Se lidiaron tres erales y dos añojos de la ganadería El Rodeo (que pasta en Marbella, Málaga) y un eral de Chamaco (lidiado en tercer lugar). Núñez de Molina, que estropeó lo conseguido en la faena porque mató mal, logró una ovación saludada. Rafael Camino cortó dos orejas. Germán Vidal El Melli también cortó dos orejas. Con un añojo, Víctor Barroso logró dos orejas simbólicas (porque los añojos no se mataron ante el público). El segundo añojo fue lidiado por los medio espadas Gonzalo Capdevila y Agustín Sánchez, con la colaboración de un destacado Javi Ragel.

Como prólogo de la clase práctica hubo una sesión de torero de salón a cargo de los alumnos menores Cayetano Camacho, Carlos Hernández, Javier Bernal, Álvaro Villagrán, Jesús Gómez, Jeyson Fernández y José María Martín. Todo en conjunto estuvo bien, destacando el gran juego de la ganadería y el alto nivel de los alumnos. Es de agradecer la magnífica actitud mostrada por la empresa de Carmelo García. El público, que asistió casi cubrió un cuarto del aforo de la plaza, salió contento. Por la mañana, en la misma plaza de El Pino y organizada por la Asamblea Taurina de Cádiz, tuvo lugar una reunión de toreo de salón con aficionados prácticos, en la cual el maestro José Luis Galloso, entre otros toreros y banderilleros, tuvo alguna intervención con el capote y, además, el mozo de espadas de Juan José Padilla hizo el traspaso público del costurero de mozo a su hijo.

El 28 de diciembre el torero jerezano-oliventino Ginés Marín participó en el festejo que se celebró en la plaza de Cañaveralejo de Cali (Colombia) como segunda corrida de la Feria del Señor de los Cristales, bajo tiempo ventoso, con toros de Guachicono, correctos de presentación y de juego muy desigual. En su primero, con muchas complicaciones, logró imponerse a base de una labor seria y solvente aunque, tras la estocada, el animal tardó en doblar, por lo que se tuvo que conformar con ovación saludada.

En su segundo, manso con genio, firmó algunas series intensas pero luego el astado, probón, se vino abajo a la par que la faena y todo quedó en silencio. Hizo cartel con Ramsés Ruiz, que cerró con silencio y silencio, y Emilio de Justo, que logró oreja y ovación saludada.

El 30 Diciembre volvió a actuar Ginés Marín en la misma plaza de Cali (Colombia), pero esta vez en un festival nocturno, donde se soltaron novillos toros de Salento, bien presentados y de juego dispar. El novillo, manso, se rajó pronto y su mala suerte con los aceros (estocada, pinchazo y tres golpes de descabello) le deparó una bronca. El resto de los actuantes fueron Antonio Ferrera, con saludo, Sebastián Castella, con saludo, Luis Bolívar, con palmas, Sergio Flores, con ovación, y Jesús Enrique Colombo, con dos orejas.

En vísperas de las fiestas navideñas el Club Taurino El Rabo celebró un acto social consistente en un encuentro con el torero de Prado del Rey Octavio Chacón. La sede de la portuense calle de Mazzantini se llenó para compartir velada con el que ha sido reconocido como “Torero Revelación”. La charla fue dirigida por el crítico taurino Sergio Pérez, junto al que también ocupó asiento en la mesa presidencial Jesús Domínguez. Chacón fue repasando su temporada de 2018, que ha incluido actuaciones tan destacadas como las tardes de San Isidro y los triunfos de Pamplona y Bilbao.

En los últimos meses ha sido objeto de atención por parte de todos los medios taurinos, incluso no taurinos. Espera que 2019 sea la temporada de su consagración definitiva, aunque él no le hace ascos a ser calificado como especialista en corridas duras; dijo que le encantaría torear en Madrid una corrida de Saltillo y otra de Miura. Sevilla no debe tardar mucho en caer; la afición le espera. El coloquio con el público fue muy animado, muestra del interés que este torero despierta.

La Peña-Museo Turino “José Luis Galloso”, de El Puerto de Santa María, ha emitido una nota de prensa en la que informa de los Premios Taurinos de la temporada 2018 en la Plaza Real. Los trofeos que ha concedido son los siguientes: Trofeo Solera Plaza Real, patrocinado por Taller El Palmar, otorgado al matador Miguel Ángel Perera, por su faena del 5 de agosto al toro de nombre “Añejo”, de la ganadería de La Palmosilla, tercero de la tarde, de 515 kilos de peso, colorado de capa, al cual le cortó las dos orejas. Trofeo Bar Los Pepes de Lola, patrocinado por Bar Los Pepes de Lola, otorgado al novillero sin caballos Núñez de Molina, por su actuación del 11 de agosto con un novillo de la ganadería de Santiago Domecq, cortando dos orejas. Trofeo al Arte de la Suerte de Varas, homenaje al picador Guillermo Rosales “Beas de Segura”, por su trayectoria como torero a caballo, recientemente apartado de los ruedos. La fecha del acto de entrega se comunicará oportunamente.

Terminamos con una noticia luctuosa. Lamentamos que, recientemente, ha fallecido el gran aficionado taurino Alfonso Sáez Lalana, fisioterapeuta de profesión. Fue el primer fisio de la provincia y gozaba de gran respeto entre el mundo taurino y, en general, en todos los ambientes jerezanos, lo que le llevó hace años a ser Rey Mago. Fundó la Peña Taurina Jesulín de Ubrique y la Peña Toreros de Jerez, de la que fue presidente. Pese a su condición de invidente, que lo acompañó desde la infancia pero no le impedía hacer una vida normal, no se perdía un festejo taurino, a poco que pudiera, y en el tendido comentaba con sus vecinos de localidad los avatares que acontecían en el ruedo. Enviamos nuestro pésame a su esposa y a sus dos hijas.