La concejala de Transparencia de Cádiz: la más transparente del Carnaval

María Romay luce el “tipo” del “monumento” de la Diosa Gades de la Punta de San Felipe

La transparencia, terminológicamente hablando, no deja nada a la imaginación. No permite ni el disfraz de lo oculto ni el matiz de la interpretación. Estos conceptos bien ha debido de asumirlos María Romay, octava teniente alcalde del Ayuntamiento de Cádiz y que a su vez es concejala de Transparencia, Participación Ciudadana y Fiestas. Tocaba atuendo -modelito, tipo- para la Gran Final del Teatro Falla, para la noche mágica del COAC 2018. Sabía la representante municipal que su figura aparecería por acá y acullá: incluso en el instante cenital del Fallo del Jurado. Y…

Y sin duda de ningún género -de ningún género: ni el femenino ni menos aún el masculino- ha centrado todas las atenciones y todas las miradas. Su disfraz -¿lo es en sentido estricto?- hace honor a la titularidad de su concejalía: Transparencia. Atinó de lleno el alcalde José María González ‘Kichi’ en su designación. Porque esta mujer, que se autodenomina “feminista y anticapitalista”, se ha presentado vestida -o desvestida- de Diosa Gades: una alegoría de la representación de la estatua del escultor gaditano Juan Luis Vasallo que preside la Punta de San Felipe, “incluso en el peinado elegido para la ocasión”.

Ha querido la concejala adornar el disfraz con elementos más personales. Y así añade hombreras típicas del traje de piconera y un mantón confeccionado del mismo color del pendón de la ciudad. Tan ha querido asumir el papel de Diosa Gades, que María Romay adopta el mismo gesto que la escultura cuando fue posando para las fotografías oficiales de rigor. Todo un éxito de originalidad. En efecto Romay no sólo ha sido la más “transparente” del Carnaval de Cádiz, sino que además su “tipo” ha conseguido calcar el del conocido “monumento”.