Carlos Coello: “Ganar mi tercer Mundial en Cádiz me hizo sentir un privilegiado”

El gaditano y triple campeón del mundo de Muay Thai, Carlos Coello, no se pone techo en su meteórica carrera

El pasado 23 de febrero, Carlos Coelllo volvió a hacer historia al revalidar su título como campeón del Mundo de Muay Thai en su ciudad natal, Cádiz. En el combate, celebrado en la sala Momart, el luchador gaditano venció a su rival de Hong Kong Pak Yu Leun.

Foto de Joaquín Hernández ‘Kiki’

De esta manera, Coello es campeón del Mundo en tres federaciones diferentes profesionales de Muay Thai, como son la WKN, ISKA y WPFM. Él nos aclara que “entre estas tres modalidades no hay ninguna diferencia, ya que el Muay Thai funciona a nivel de federaciones como el boxeo, son federaciones mundiales que tienen su ranking, pero no tienen diferencia ninguna”.

El fenómeno del Muay Thai ha llegado a todos los rincones del cadismo gracias al luchador gaditano, que incluso llegó a grabar un particular spot promocional del combate, que tuvo lugar en Cádiz, en la ciudad deportiva acompañado de varios jugadores del equipo cadista.

Carlos no descansa y justo tras vencer en su ciudad se marchó hacía Tailandia, perdiéndose sus carnavales, y desde allí está preparando su próximo combate. En dicha lucha, Coello podrá conseguir su primer título Mundial en Tailandia, cuna del Muay Thai.

¿Cuándo nació su pasión por las artes marciales? 

Yo hace años veía películas de lucha y, me enganche sobre todo con la película de ‘Kickboxer’ de Van Damme, me intereso mucho el tema de Tailandia y empecé así en Cádiz a practicar artes marciales y una vez ya introducido en el Muay Thai, decidí con 18 años viajar a Tailandia con un amigo para conocer la cultura y lo que estaba practicando desde su cuna, desde donde es el deporte nacional. Junto al Muay Thai he practicado Artes Marciales Filipinas, Jiu-jitsu Brasileño, pero siempre al final me interesó más el Muay Thai y por eso me decidí por ello.

¿Qué diferencia hay entre el Muay Thai en España y el de Tailandia?

Por supuesto, lo primero es la forma de vivirlo, que aquí, en Tailandia, es el deporte nacional y allí en España no. Tiene la difusión que puede tener ahí el fútbol, es decir, televisiones, prensa, esto en Tailandia es el deporte nacional, no llegamos a ser superestrellas, porque hay ahora mismo casi 8 o 9 mil luchadores de Muay Thai en Tailandia, entonces los que son más conocidos, más superestrellas son los luchadores que pelean asiduamente en los grandes estadios. Hay una competencia brutal y muy fría entre ellos, por lo que siempre hay que estar luchando para estar entre los mejores.

¿En qué momento decidió que debería marcharse a Tailandia? 

Era por conocer un poco más afondo lo que estaba practicando, ver la diferencia entre lo que se hacía en España con el Arte Marcial en su cuna, pues con 18 años con un amigo que practicaba también conmigo pues buscamos en Google: entrenar Muay Thai en Tailandia, y nos tiramos a la aventura para venir aquí. Mi compañero finalmente se volvió para Cádiz y yo me enamoré un poco de todo lo que hay aquí.

Al principio solo venía un par de meses para entrenarme y volver a Cádiz, pero pude hacer mi primera lucha contra un tailandés en esa época, gané en los puntos y ya mi objetivo se convirtió cuando volví a España en ahorrar dinero, en volver y hacerme profesional de esto.

Foto de Pablo Padira
¿Cuántas horas entrena al día? 

Seis o siete horas diarias de lunes a sábado, los entrenamientos son muy duros y muy intensos, están divididos entre mañana y tarde.

¿Cómo ven en Tailandia que un extranjero triunfe en su deporte?

Bien, antes era diferente, pero ahora Tailandia se ha convertido en un país muy visitado, uno de los destinos turísticos más importantes del mundo. Los tailandeses se han dado cuenta de que los extranjeros somos fuentes de dinero para ellos, entonces hoy en día es muy fácil llegar aquí aunque sea viniendo de vacaciones, puedes venir y entrenar en cualquier sitio.

Antiguamente era más difícil entrenar en un gimnasio y tenías un poco de más racismo, pero hoy día cada vez son más los extranjeros que vienen aquí que se quedan temporadas largas y que luchan codo con codo con los tailandeses, entonces están un poco más acostumbrados y no lo llevan mal.

Foto de Joaquín Hernández ‘Kiki’
¿Qué sentiste cuando ganaste en Cádiz el pasado mes de febrero?

Me sentí un privilegiado, fue un sueño cumplido, aunque ya había competido en Cádiz, pero disputarme el Campeonato del Mundo que era la primera vez que se hacía de Muay Thai, con una discoteca que se llenó dos semanas antes y en la que se quedaron muchísimas personas fuera sin entrada. Entonces fue muy bonito porque conseguir llenar un sitio para que la gente te venga a apoyar por el título mundial, y ganarlo por tercera vez ante un rival que era muy difícil, entonces me sentí como un auténtico privilegiado.

Algo que se aprecia es su vinculación con el Cádiz CF, ¿qué nos puedes decir al respecto?

Soy seguidor del equipo y socio desde prácticamente que tengo conciencia, por mi padre, por mi hermano y por mi abuelo, entonces bueno, he estado con el equipo en todas las categorías, en momentos buenos, en ascensos, en descensos, seguidor del equipo desde siempre, entonces cuando competí de forma internacional siempre me ha gustado decir de dónde vengo, del equipo que soy.

En el primer Mundial que gané saqué la bandera del Cádiz y en la previa del combate me habían llamado por radio tanto el presidente del Cádiz como el Alcalde para desearme suerte para el combate, y tras ganar el título saqué la bandera del Cádiz y eso me llevó a hacer el primer saque de honor que hice en Carranza, luego con el segundo Mundial también pude hacer otro saque de honor y siempre estoy orgulloso del equipo con el que crecí, me lo han inculcado desde la cuna y se puede apreciar esa buena sintonía que tengo con todos ellos.

Para mí es muy importante su apoyo porque el fútbol llega a muchísimas personas, más que el Muay Thai, que es un deporte minoritario, entonces con ese apoyo me han podido ayudar a ser un poco más conocido en la ciudad.

Vimos una foto suya con Kichi, ¿le dijo algo tras su victoria en Cádiz?

Hablé con él antes del combate, bajó después también y me invitó a la final del Carnaval, también vino a visitarme en el palco y con él tengo muy buena sintonía. Yo soy un atleta y no comulgo con ningún partido político, porque para mí el deporte y la política deben estar alejados, pero la verdad que de manera personal, como persona conmigo siempre me ha apoyado muchísimo, siempre que puede sube algo a las redes sociales y la verdad es que solo puedo estar agradecido.

El 17 de marzo tienes una nueva cita, ¿cuáles son sus expectativas?

Tengo las expectativas altas, porque yo siempre voy a por todas, doy el 100% en los entrenamientos, voy preparado para ir, sé que me he perdido y he sacrificado los carnavales, ya que competí el 23 de febrero en Cádiz y el 26 ya estaba aquí en Tailandia, por lo que no he podido ni disfrutar ni saborear el título conseguido en mi tierra, pero es una oportunidad muy buena, porque si bien tengo tres títulos mundiales, no tengo ninguno en Tailandia que es donde estoy compitiendo.

Es una gran oportunidad gracias a la Federación y al Gobierno tailandés, de luchar contra un rival tailandés, televisado por el Canal 3, en un día de fiesta nacional, al aire libre, con miles y miles de personas que van a estar viendo el combate, merecía la pena el sacrificio y el esfuerzo, por lo que mis expectativas son altas. Es muy difícil disputarle a ellos un título pero yo voy a dar el 100% mío para conseguir ganar el combate.

Foto de Pablo Padira
¿Se puede vivir del Muay Thai?

El Muay Thai no es un deporte que este muy bien pagado, sí que cada vez estamos consiguiendo eventos más importantes, las televisiones se están volcando cada vez más. Se pudo ver en el evento de Cádiz que al día siguiente estaban en las Noticias Antena 3, en la Sexta, en Jugones, con este apoyo televisivo y de sponsor y demás, poco a poco se está haciendo posible que podamos sobrevivir de ello, pero por desgracia ricos no nos vamos a hacer con este deporte.

En España la mayoría de luchadores tienen su trabajo extra, tienen su gimnasio para dar clases, aquí en Tailandia es otro mundo porque prácticamente es un trabajo, el nivel de vida en Tailandia es barato, entonces con las bolsas de los combates puedes estar viviendo de manera tranquila y digamos bien para el nivel de vida de aquí. Pero en España es una cosa todavía un poco más difícil, los luchadores aquí estamos esponsorizados por los gimnasios, no pagamos por el entrenamiento, entonces tenemos unos gastos mínimos y luego con las bolsas de los combates podemos estar sobreviviendo.