182 aniversario de la creación de la Junta Suprema de Andalucía en Andújar

El movimiento juntero de aquel verano significó el embrión de un nuevo Estado Federal en España

La Junta Suprema de Andújar estuvo en funcionamiento desde el 2 de septiembre al 18 de octubre de 1835. A lo largo del verano, después de dos años de guerra carlista tras la muerte de Fernando VII, se produjo en España una insurrección liberal que en Andalucía llevó a la creación de la Junta Suprema de Andalucía en Andújar, que pretendía la federación de las provincias independientes de la región y, además, mantener el ahnelo de unidad llevado a cabo a lo largo de otros siglos en Andalucía.

Panorámica de Andújar desde la parroquia de San Miguel en 1900

Esta Junta de aspiraciones soberanistas funcionó en la ciudad de Andújar algo más de un mes y medio, del 2 de septiembre al 18 de octubre de 1835. En todo el Estado español, el movimiento juntero de aquel verano significó el embrión de un nuevo Estado Federal. La revolución burguesa antiabsolutista de 1835 arrancó en Madrid, pero tuvo sus bazas más fuertes tanto en Cataluña como en Andalucía.

El manifiesto de la Junta Suprema de Andújar señala y apela a varios factores como a la cooperación de los andaluces para llevar a cabo el afianzamiento de la Junta. A continuación todo el texto del manifiesto:

“La Junta Central compuesta de los respectivos representantes de las directivas de gobierno que forman la Federación de Andalucía acaban de instalarse en esta ciudad. Al dirigir por primera vez su voz no puede ocultar la grata emoción que siente, viviendo la indisoluble unidad que ofrece el pueblo andaluz, tan resuelto y decidido como obediente y leal. El voto de los habitantes de la Bética entera es el mismo, y su valor igual a su constancia. Firme en su propósito no vacilará un momento la Junta Central, hasta que el éxito corone sus esfuerzos. Adhesión pura, inalterable á nuestra inocente reina ISABEL II y á su augusta madre como Regenta del Reino: CORTES CONSTITUYENTES que formen y establezcan un Código fundamental que fije los derechos y deberes del Pueblo Español, y los del trono constitucional; y no deponer las armas hasta consolidarlo y esterminar al príncipe rebelde que con mengua del noble orgullo y valor castellano pretende sumirnos en la degradación y el oprobio; he aquí el objeto de los conatos de vuestros representantes.

Andaluces: marchemos todos denodadamente por el camino que nos traza la dignidad y la rectitud de nuestros principios, y nuestra proverbial fidelidad. El trono Constitucional y el Pueblo Ibero son una misma cosa y están tan íntimamente entrelazados que no puede existir uno sin otro. La misión de esta Junta Central no tiene otro objeto que el de afianzar sobre bases indestructibles su seguridad y su esplendor. Para lograrlo todo, cuenta con vuestra cooperación y esfuerzos: de ellos se aprovechará según las circunstancias lo exijan, dirigiendo vuestra acción irresistible al punto y que sea más digno de vuestro loable pronunciamiento, de vuestros ardientes votos y de vuestra lealtad. Esforzados hijos del Betis, unión y confianza: constantes en este principio y noble conducta, ensayemos desde luego himnos patrióticos en honor y gloria del trono Constitucional y al Pueblo Hispano, pues la victoria es cierta.

Andújar 3 de octubre de 1835 = El Conde de Donadio, Presidente = Bartolomé Gutiérrez Acuña, Vice-presidente = Pedro Muñoz Arroyo = Tomás Domínguez = Alvaro Pareja = Agustín Romero = Agustín de Oviedo = Francisco Laveron = Pedro Antonio Acuña = Manuel Parejo = Francisco de Paula Espinosa de los Monteros = Miguel de Roda, Vocal Secretario.”