Rafael Nadal agranda su leyenda

El tenista manacorí ha ayudado como uno más tras las tragedia de Sant Llorenc

Cada vez que Rafa Nadal juega un partido de tenis, se acaban los descalificativos para él. Único e irrepetible. Quizás hablemos del mejor deportista español de todos los tiempos. En su haber: 17 Grand Slam, 33 Máster 1000,  20 Máster 500, cuatro copa davids y campeón olímpico. Pero su grandeza no solo radica en el deporte.

El jugador, manacorí de nacimiento, no ha dudado en ofrecer toda su ayuda posible tras la tragedia que ha asolado la localidad mallorquina de Sant Llorenc des Cardassar, donde las lluvias torrenciales han causado 10 víctimas mortales.

Nadal es una bestia sobre la pista, pero ha demostrado desde sus orígenes su humildad y humanidad en un mundo donde el deportista de élite parece vivir en una burbuja ajeno de los problemas de la sociedad.

Rafael no busca la foto, ni siquiera busca que se hable de lo que está haciendo. Su gesto sale de lo más profundo de su alma, en el sentir por ayudar a sus paisanos en una catástrofe. Sin embargo, es de recibo ensalzar una vez más su imagen, que debe servir de ejemplo a todos y a todas

Nadal, que estuvo acompañado de su fisioterapeuta Rafael Maymó, ayudó a la retirada de escombros y barro en diversas viviendas afectadas y también estuvo hablando y dando ánimos a los vecinos de la zona. El número uno del mundo del tenis mostró su disposición absoluta.

Además, el de Manacor ha ofrecido a las víctimas de las inundaciones, las habitaciones de sus instalaciones en la academia que lleva su nombre. “Hoy volvemos a ofrecer las habitaciones del Rafa Nadal ‘SportsCentre’ y de la Academia para todos los afectados que necesiten alojamiento”, añade en su comunicado. Nadal vive en Manacor, a muy pocos kilómetros de la zona afectada por las inundaciones.