Ya lo dijo Pacheco: “La Justicia es un cachondeo”

El Tribunal Supremo cambia de opinión, 17 días después, sobre quien debe de pagar el impuesto de hipotecas

“Donde dije digo, digo Diego”. Raro cuanto menos. En cuestión de 17 días, el Tribunal Supremo ha cambiado su discurso sobre el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. ¿Quién se debe hacer cargo del impuesto, el cliente o el banco? La respuesta la tuvo la Bolsa.

En el comunicado lanzado el pasado 19 de octubre por el Supremo, se anunciaba el cambio de jurisprudencia sobre el pago del impuesto de hipotecas, que recaía en el cliente, para dictaminar que el tributo -con un tipo que varía según la Comunidad Autónoma- comenzará a ser sufragado por las entidades financieras.

Esta decisión provocó un hundimiento en el sector de la Bolsa, que en cuestión de horas, perdió más de 5.000 millones de euros al no quedar claro si la medida fuese a tener efectos retroactivos. Es decir, si la banca tendría que pagar todos los impuestos de las hipotecas ya concedidas o si tendría que hacerlo a partir de ese momento.

Algunos bancos, como BBVA o Sabadell, llegaron a suspender la concesión de créditos a la espera de que se conociera los detalles de la sentencia y reformular su propia oferta.

Un día después de tomar esta decisión, el 20 de octubre, el Tribunal Supremo, de manera insólita, suspende el fallo por su “grave repercusión económica y social” y aplaza la decisión final hasta el 5 de noviembre. La solución ya la sabéis. Tras 15 horas de deliberación y con un resultado apretado, 15 a favor y 13 en contra, gana la banca y el cliente será finalmente quien se haga cargo de este impuesto de hipotecas, como pasaba anteriormente.

Las reacciones no han tardado en llegar. Políticos, como Pablo Iglesias hablan de que “los partidos no debemos ser protagonistas, pero debemos estar con nuestro pueblo”. El líder de Podemos se sumará a la concentración que se llevo a cabo el sábado por la tarde, frente al Tribunal Supremo a las 18:00. “Nos vemos con la ciudadanía para defender la justicia social, la independencia judicial y la dignidad”.

Organizaciones como FACUA, tildan la decisión de “aberración. Pero no nos sorprende después de que en 2013 decidiera que la banca se quedara con todo lo que defraudó con la cláusula suelo. Por fortuna, después el TJUE hizo Justicia”.

La decisión del Supremo ya se ha tomado, pero que raro que en 17 días se cambie de opinión y “donde dije digo, digo Diego”. Pero, ¿a quién le sorprende este cambio? A mí, por lo menos, no, porque ya lo dijo Pedro Pacheco: “La Justicia es un cachondeo”.