Abandonan 18 perros de razas peligrosas en un parque infantil de Sevilla

La policía investiga este caso sin precedentes que se califica de “deleznable”

Un hecho insólito. En Sevilla. La Policía Local ha abierto una investigación tras el abandono de 18 perros de un cruce de razas potencialmente peligrosas en un parque infantil sito en la confluencia de Avenida Manuel del Valle con calle Tharsis, al final de la Carretera Carmona.

18 perros son, a decir verdad, muchos perros. Según los testimonios recabados de usuarios del parque, los animales los habrían dejado entre las cuatro y las siete de la mañana. Los canes son un cruce de dos razas catalogadas como potencialmente peligrosas: el American Stafford y el Presa Canario.

Es lastimoso que ocurran cosas así. Los agentes y los profesionales del Zoosanitario adoptaron las medidas necesarias para sacar a todos los perros del recinto, que quedó cerrado al público como medida de precaución. El peligro podía ser real. ¿Cómo se procedió entonces? ¿Qué es lo primero que se hizo? Dejar el primer contacto en manos de un veterinario.

En efecto fue un veterinario el que se encargó de tener el primer contacto con los canes a los que de entrada se les dio agua y comida para ganarse su confianza. Los perros no dieron ningún problema -no reaccionaron de manera violenta- a la hora de ser trasladados a los vehículos del Zoosanitario. Eso sí: se encontraban muy asustados. Un vídeo difundido por redes sociales ha demostrado  que los animales tuvieron un comportamiento manso.

Todo prosiguió con normalidad. Ya en las instalaciones del Zoosanitario Municipal, los técnicos comprobaron que estaban aparentemente bien, sin signos de lesiones, y siempre a expensas de un análisis veterinario más exhaustivo. Un dato revelador: no llevaban microchip; por lo que no se pudo identificar a su propietario. La principal hipótesis es que su dueño no pudiera seguir manteniéndolos y se ha querido desprender de ellos.

Los agentes dieron parte al Seprona de la Guardia Civil. «Este abandono es especialmente grave. Primero porque comprometía la integridad de las personas, especialmente de los menores, al tratarse de un parque infantil. Segundo, por la cantidad de perros y por el tipo de raza. Y tercero, porque el abandono animal es de por sí deleznable. No hay en la ciudad antecedentes de este tipo de hechos», ha subrayado el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Cabrera.