Un alto nivel de inglés facilita el crecimiento internacional de las empresas

En España, más del 80% de las ofertas de trabajo dirigidas a directivos requieren la capacidad de desarrollar su actividad laboral en otro idioma

En España, más del 80% de las ofertas de trabajo dirigidas a directivos requieren la capacidad de desarrollar su actividad laboral en otro idioma.Los sectores económicos que más dominio tienen del inglés son los que están relacionados con el derecho, la estrategia, la banca y la informática.

Se calcula que en España hay unas 150.000 empresas con presencia global, cifra que ha ido aumentando en los últimos diez años en un 26% de media, según datos de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

A nivel mundial, como se indica en el estudio EF EPI, los directivos y los altos cargos de las empresas son los que tienen una mejor comprensión de la lengua en relación con los ejecutivos y el personal. Dado que las economías de hoy en día, impulsadas por el comercio internacional, usan el inglés como lengua vehicular, las candidaturas a puestos con mayor responsabilidad exigen a los candidatos que sepan desarrollar en otro idioma su actividad laboral.

Sin embargo, en España, hay todavía muchos directivos que ocupan cargos de gran responsabilidad y no dominan el inglés. Según los resultados del EF EPI, nos encontramos en el conjunto de países que tienen un nivel medio de la lengua, y de los peores en Europa. Esto se ve reflejado sobre todo en empresas familiares, en las que los directivos son también propietarios, o en el caso de directivos de cierta edad, que tienen una gran experiencia de negocio, pero que no han recibido formación suficiente en idiomas.

En Latinoamérica la diferencia en el nivel de inglés entre los altos y medios cargos es mayor debido al descenso del nivel medio del idioma en los adultos desde el año anterior. Asia es la única región donde los ejecutivos sirven como ejemplo y van al mismo ritmo que sus equipos directivos a la hora de dominar el inglés. En Europa, son los profesionales subalternos los que hablan mejor el idioma, ya que cuentan con una población de edad más avanzada.

En cuanto a los altos mandos, un 39% de las ofertas implican tener conocimientos altos de inglés, mientras que, para puestos más técnicos, las ofertas que exigen el conocimiento de este idioma son el 34%. Esta diferencia se debe a que, con más frecuencia que el resto del personal, los directivos deben interactuar con sus colegas y clientes extranjeros, e incluso con competidores de otros países.

En lo referente a los perfiles ejecutivos, que suelen ser mayores, su trayectoria profesional ha ido avanzando en un clima empresarial en el que el dominio del inglés no se valoraba tanto hace unos años. No se les exige lo mismo en idiomas en comparación con los directores, pero aquellos que los hablan tienen más posibilidades de ser ascendidos.

El poder de un equipo bilingüe

En los resultados del informe se hace visible una brecha por puestos de trabajo, es decir, se generan dos clases de empleados en paralelo: una élite que habla inglés y se mueve por todo el mundo, y un personal de apoyo que no lo habla y está limitado al ámbito local. Es probable que eso se deba a la aplicación de prácticas de contratación antiguas en la selección de personal.

Esto es un peligro, ya que un equipo bilingüe permite competir no solo en el sector local o estatal, sino a nivel mundial. Hoy las cadenas de suministro, la asistencia técnica, el contacto con los clientes, la documentación y las jerarquías administrativas trascienden las fronteras nacionales y el conocimiento en todos los niveles jerárquicos de una empresa permite desarrollar más equipos internacionales y compartir información más rápidamente entre sus organizaciones.

Las pequeñas empresas que operan en ámbito local no necesitan el inglés para desarrollar su negocio, pero para aquellas que actúan más allá de las fronteras de su país, es imprescindible su dominio.

Los sectores que requieren más dominio del inglés

El nivel de inglés varía mucho entre sectores y puestos de trabajo. A pesar de que cada vez es más necesario en todos los departamentos y niveles de una empresa, el informe confirma que los que mejor lo hablan son los que se agrupan en cargos específicos, como los relacionados con el derecho y la estrategia, y en sectores concretos, como la banca y la informática.