Cerrar la permanencia, un arma de doble de filo

Conseguido el objetivo marcado, los amarillos consiguen liberarse de la presión de la permanencia

Ya están los 51 puntos en el zurrón. El objetivo prioritario de la temporada se ha vuelto a conseguir con varias jornadas de antelación. Al contrario de lo que pudo ocurrir en ocasiones anteriores, el proyecto se ha consolidado y el Cádiz, como mínimo, volverá a militar la próxima temporada en la Liga 123.

La situación se ha tornado muy similar a la vivida en la pasada campaña, prácticamente calcada. Ha costado cerrar la permanencia virtual. Con los 50 puntos en el horizonte se entró en un pequeño bache al que contribuyó la sequía goleadora acumulada.

Sin embargo, la visita de un rival propicio para el despegue como el Sevilla Atlético ha servido para que los de Álvaro Cervera cierren definitivamente el objetivo. Esa tranquilidad resta presión y puede jugar como un arma de doble filo de aquí al final de temporada.

En relación al último ejercicio, la gran diferencia a efectos de clasificación es que en la actualidad los amarillos ocupan la tercera posición, esa que a final de temporada otorga una importante ventaja en los play-off que, en algunos casos, puede resultar definitiva. Precisamente, el la 2016-2017, el hecho de quedar por encima y tener el factor campo a su favor determinó la balanza en favor del Tenerife.

Por arriba, el ciclo ha cambiado. El Huesca que parecía inalcanzable ha visto mermada su diferencia, sobre todo ante un Rayo que ha enlazado una gran racha de resultados, una senda que incluso ahora le permite soñar con el liderato.

La victoria ante el Sevilla Atlético ha servido asimismo para abrir distancia con la séptima plaza que actualmente ostenta el Zaragoza, una diferencia que actualmente es de 5 puntos. La jornada ha resultado propicia ya que los perseguidores no han sumado de tres en tres si exceptuamos al Sporting.

La sorprendente derrota del Granada en su feudo ante el Nàstic le ha sacado de la tercera plaza. El Oviedo ha bajado del cielo a los infiernos y tras una racha espectacular no consigue sacar sus partidos adelante. Osasuna, Numancia y Valladolid tampoco consiguen enlazar varios triunfos que le permitan soñar con cotas mayores.

El Lugo parece haberse desinflado, mientras que la cara opuesta la está mostrando el Tenerife que con la llegada de Joseba Etxeberría al banquillo ha escalado posiciones y ya acecha los lugares de privilegio.

La próxima cita, el sábado día 17 de marzo, a partir de las 20:00 horas frente a la Cultural Leonesa, otro rival en puestos de descenso y que querrá congraciarse con sus aficionados tras la abultada derrota sufrida en Gijón.