Chacón presenta en Valencia sus credenciales para la temporada

Repasamos los triunfos de Chacón, en Valencia, y Marín, en Olivenza; los cambios de apoderados, los galardones para Padilla y la actividad de los aficionados

El 10 de marzo el torero de Prado del Rey Octavio Chacón tenía cita de presentación en Valencia, por la primera de Fallas, con toros de Victorino Martín, desiguales de presencia pero serios y de juego interesante. En su primero, humillador pero alimaña, movió la capa con suavidad para recibir; con la muleta impuso su ley desde el principio a pesar de que el bicho se quedaba corto, hasta que lo empitonó angustiosamente por la zona escrotal y lo hizo girar; sangrando, volvió a la cara como torero grande y siguió, estoico, la faena intensa y animosamente ante el respeto del respetable; tras un espadazo, ganó una oreja de mucho peso antes de pasar a la enfermería y tras haber presentado épicamente sus credenciales para la temporada.

En su segundo, áspero, recibió una fuerte ovación por volver de la enfermería; actuó nuevamente con suavidad y exquisitez; el toro no tenía trasmisión pero Octavio puso el trasteo y la faena a la altura de la verdadera torería; el fallo a espadas redujo la posibilidad de oreja y todo quedó en una ovación saludada desde el tercio. Sus compañeros de terna fueron Rafaelillo, que se llevó ovación y ovación, y Varea, que también tuvo ovación y ovación.

El 10 de marzo el torero jerezano-oliventino Ginés Marín actuó en Olivenza (Badajoz), en el último festejo de la Feria del Toro y colgando el “No hay billetes”, ante reses de Daniel Ruiz, desiguales de presentación y juego. En su primero, desrazado, lanceó con torería y manos bajas de saludo y quitó por gaoneras; sus dos banderilleros se desmonteraron; la muleta principió por estatuarios y después marcó los tiempos a un animal sin fuerzas, inventándose una faena a más por ambas manos y que remató con bernadinas; por un pinchazo el premio quedó solo en una oreja y petición de la segunda.

A su segundo, áspero, lo lanceó de circunstancias; se dobló al comienzo de la faena para someterlo y luego estuvo firme, llegando a sacar buenas tandas por el pitón izquierdo pese a los derrotes, terminando con cercanías; cortó otra oreja. Alternó con Morante de la Puebla, que se llevó oreja y silencio, y Roca Rey, que obtuvo palmas y dos orejas. Marín y Roca Rey salieron a hombros por la puerta grande.

En el asunto de las relaciones profesionales tenemos dos notas. Un versa sobre el matador de toros de el Bosque Manuel Jesús Pérez Mota, quien ha llegado a un acuerdo de apoderamiento con Luis Fernández “Jocho” y Juan Gómez Bejarano, los cuales están muy ilusionados con el proyecto. Se proponen reconquistar Francia, donde Pérez Mota goza de gran cartel, y también volver a las ferias donde ha triunfado con fuerza. El torero está contento porque son personas muy luchadoras y profesionales y necesita gente como ellos, capaces de sacar adelante a toreros en su situación. El torero está dispuesto a darle motivos para ello. La otra nota va sobre el torero de San Fernando David Galván, de cuya carrera se ha hecho cargo Nemesio Matías para esta temporada, con la vista puesta en Madrid, donde actuará el 21 de abril con toros de El Torero. Este apoderamiento se ha venido fraguando a lo largo del invierno, durante el cual ambos han estado preparando a temporada. David es un torero con gran personalidad y, sobre él, el apoderado piensa que tiene gran proyección y tendrá un cartel importante los próximos años.

Recordamos que el torero jerezano Juan José Padilla ganó el Premio Nacional de Tauromaquia en 2018, aunque ya en su día surgieron críticas tanto por el hecho de que el torero portara una tarde, en su vuelta al ruedo, una bandera nacional con el águila de San Juan como por el más general de que el Gobierno premiara a alguien que practica la tauromaquia. Ya entonces el Ministerio de Cultura dijo que mantendría esa concesión del premio. Pues bien, ahora el Gobierno ha contestado a una pregunta parlamentaria de Sergi Miquel, diputado del PDeCAT, que abundaba en la supuesta incompatibilidad entre un premio oficial y la actividad taurina. El Ejecutivo ha recordado que el jurado que lo concede es “independiente y actúa con autonomía bajo criterios objetivos de méritos profesionales y teniendo en cuenta la calidad de las obras o actividades culturales realizadas”.

El Gobierno insiste en que el Premio Nacional de Tauromaquia se concede como reconocimiento a los “méritos extraordinarios de un profesional, entidad o institución en el ejercicio de las diferentes actividades y manifestaciones” de este sector, o por “su labor en favor de la difusión de los valores culturales de la Tauromaquia”. Nos sorprende que sea un diputado de un grupo independentista el que se preocupe por el hecho de que un torero se cuelgue una bandera española, sea con el diseño que sea; distinto sería si la bandera hubiera sido la catalana, cuando, además, muchos de su grupo y sus apoyos lucen banderas catalanas inconstitucionales incluso en el ámbito del propio Congreso de los Diputados.

La Peña Taurina “José Luis Parada” de Sanlúcar de Barrameda celebra este año sus Bodas de Oro y por ello ha desarrollado su XXXVIII Ciclo Cultural con tres relevantes actos en su sede de la plaza de El Pino. El programa de actividades ha sido como sigue. El jueves, 7 de marzo, bajo el lema “La Crudeza del Triunfo” hubo una mesa redonda, donde intervinieron los matadores de toros Octavio Chacón, Emilio de Justo y Pepe Moral, moderados por el periodista Emilio Trigo y presentados por el veterinario Antonio Ruiz. El viernes, 8 de marzo, se expuso la conferencia titulada “La Era de la Irracionalidad”, a cargo de Santi Ortiz, matador y escritor, presentado por José López. Ambos actos comenzaron a las ocho y media de la tarde. El sábado, 9 de marzo, a la una de mediodía tuvo lugar la conmemoración del “L Aniversario de la Peña” en presencia del titular de la misma, el maestro José Luis Parada.

En Jerez, este fin de semana, bajo la organización de Jerónimo Cornejo, presidente de la plaza jerezana, ha tenido lugar un encuentro taurino de aficionados, procedentes de diferentes puntos de la provincia, entre los que se encontraban los diestros Luis Parra Jerezano y Antonio Lozano. El acto viene siendo habitual, pues se realiza todos los años, en la Bodega El Mentidero y se rodea de detalles preparados con la ilusión de los verdaderos aficionados. Se asistió a una charla sobre el tema “Casta bravas: algunas cuestiones”, expuesta por el autor de estas crónicas taurinas semanales en elMira.es, con apoyo audiovisual. Ofició de presentador el cronista Sergio Pérez. Después se departió amigablemente en torno a un jerez de honor hasta bien entrada la noche.

Acabamos. Esta semana pasada, han entrado en el registro del Ayuntamiento varias solicitudes de diversas entidades taurinas para que se le otorgue el título de Hijo Predilecto de Jerez al torero Juan José Padilla, que se ha retirado de la profesión activa de torero a finales de 2018. Estas entidades son la Juventud Taurina Jerezana, la Peña Juan José Padilla, la Asociación Antiguos Alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Jerez, la Asociación de Aficionados Prácticos, la Tertulia Taurina Jerezana y la Fundación Cultura Taurina. Se espera que otras entidades taurinas puedan realizar también una solicitud similar o adherirse a las ya registradas. Lo cierto es que los motivos para pedir el título de Hijo Predilecto están más que justificados, por cuanto Padilla ha llevado en nombre Jerez por todo el mundo, él se ha convertido en un referente a la hora de representar la capacidad humana de superación en las adversidades y, en lo referente a su profesión, es el torero de esta ciudad con mayores estadísticas en toda la historia.