¿Han perdido mucho peso los niños rescatados de la cueva tailandesa?

El doctor Thongchai desvela este dato sobre el estado de salud de los jóvenes

Era previsible. Y hasta comprensible. Todos sabían que el grupo atrapado en la cueva tailandesa de Tham Luang habría perdido peso durante los más de quince días en los que han estado sobreviviendo -nunca mejor dicho- en su oscuro e inquietante interior. Y la agobiante distancia de los cuatro kilómetros que separaban de la salida. ¿Finalmente han perdido tanto peso como, preocupantemente, se esperaba?

La respuesta la hallamos en la intachable credibilidad y la máxima profesionalidad del doctor Thongchai, que ejerce también como inspector general del ministerio de Salud Pública de Chiang Rai, y quien apunta que han perdido una media de 2 kilos, pero que su salud apenas se ha resentido: “En general se encuentran en buenas condiciones y no están estresados”.

Eso sí: algunos de los menores padecen leves neumonías, pero ninguno de ellos en cualquier caso registran problemas graves de salud. A Dios gracias. Los cinco últimos salvados presentaban un cuadro leve de hipotermia debido a las durísimas condiciones experimentadas, vividas, y asimismo a las bajas temperaturas a las que han tenido que enfrentarse. Pero ninguno “padecen enfermedades infecciosas”. ¿Puede calificarse como de un auténtico milagro?

El contacto con diferentes personas del exterior, como puede ser el caso de los propios familiares, ha comenzado a llevarse a cabo de un modo contenido, discreto, medido, siempre controlado. Toda precaución está medida al milímetro,  bajo la vigilancia más exhaustiva. Los niños estaban hambrientos después de tantísimos días sin poder alimentarse de una manera regular. Ahora ya retoman sus fuerzas con arreglo a una dieta equilibrada. Para recuperar la media de los dos kilos perdidos.