“No merecéis tener una concejala tan sinvergüenza y mamarracha”

“Nosotros no hemos hecho nada, ella va ciega perdida”

Andy y Lucas no se callan una. A menudo porque pueda que les asista más razón que a un santo. O no: más bien todo lo contrario. Eso sí: la polémica enseguida se desata. A nivel público y publicado. Tal circunstancia ha vuelto a repetirse tras el sonadísimo desencuentro con los padres del niño Gabriel y su imagen mostrada en una camiseta de intención reivindicativa. Denunciadora. Social.

La historia es bien sabida y archisabida. Ahora el dúo de Cádiz vuelve al epicentro mediático. En esta ocasión por insultar a la concejal de Fiestas de Órgiva, un pueblo de Granada. Allí actuaron hace unos días. Y cuanto pudo quedar en un rifirrafe de régimen interno ha saltado a la palestra, en un in crescendo de repercusión cada vez más expansiva.

En la actualidad el Ayuntamiento de Órgiva sopesa y medita emprender acciones legales a raíz de las declaraciones proferidas por los artistas. Hubo un enfrentamiento con la organización. Por un asunto, inicialmente, sin importancia. O al menos eso parecía de entrada.

“Un pueblo, una localidad como ésta no merece tener a la concejala tan sinvergüenza que tenéis, así de claro os lo digo”, abundó sobre el escenario Lucas González, quien ni corto ni perezoso acusó a la edil de Fiestas de no parar de insultarles después de hacer el esfuerzo de desplazarse hasta allí en un vuelo de 15 horas”, indicó.

“Nosotros no hemos hecho nada, va ciega perdida, vosotros no merecéis la mamarracha que tenéis”, agregó ante las más de 2.000 personas que estaban presenciando el concierto. ¿Qué había sucedido para esta explosión, para esta descarga, encima de las tablas? La historia es bien sencilla…

Los artistas llegaron a la plaza de las Culturas de Órgiva, donde se celebraba el concierto. Una vez allí, el dúo cerró para sí los dos servicios públicos que había disponibles junto a la zona de camineros para, de este modo, evitar que tuvieran contacto con el público. Esta opción propició el desencuentro con el Consistorio, según su alcaldesa, la socialista María Ángeles Blanco.

Siempre según la versión de la regidora, la organización advirtió a los músicos de que los servicios eran cien por cien públicos y debían permanecer abiertos: “Siempre se ha hecho así, el año pasado con Medina Azahara, también con Azúcar Moreno y el resto de grupos que han pasado por aquí”.

“Nosotros somos un pueblo pequeño, no tenemos muchas infraestructuras”, comenta la alcaldesa. En este sentido la edil de Fiestas habría advertido al manager del grupo de la necesidad de mantener abiertos al público los baños, como finalmente sucedió. Posteriormente, Lucas se cruzó con la concejal y le dijo que “tendría unas palabritas” con ella, tras lo que se produjeron los “insultos” sobre el escenario.

Así las cosas, la regidora ha afirmado que se han dirigido a un despacho de abogados para estudiar acciones en tanto en cuanto “no se puede desacreditar de esa manera a una persona y toda la gestión de un equipo de gobierno”. El grupo cobró en torno a los 15.000 euros por la actuación y fue la propia concejal de Fiestas quien los propuso. Ni que decir tiene que se encuentra “muy afectada por lo ocurrido”.