Un local de Sanlúcar no permite la entrada a un joven con síndrome de down

La publicación en redes sociales de una joven indignada con la situación se hace viral en pocas horas

La dirección del local manifiesta a elMIRA.es de que no se dejó acceder por motivos de seguridad, tras haber provocado incidentes en el interior con anterioridad

El incidente ha tenido lugar a las 1:45 horas de la madrugada del domingo en un conocido local de Sanlúcar de Barrameda, la puerta de acceso a la discoteca Los Ángeles. Una joven sanluqueña, por impotencia, y tras pensárselo mucho, ha colgado en redes sociales su vivencia en esos momentos, viralizándose en pocas horas con más de dos mil compartidos.

P.R. ha relatado en Facebook lo ocurrido durante la noche, en la cual preveían que se lo pasaría bien junto a sus amigos, pero que resultó ser una pesadilla tras vivir de primera mano un hecho que valoran como indignante y que podría tratarse de un posible caso de discriminación.

“Todo sucedió mientras se encontraban en la cola para entrar a la discoteca”, relata la joven a MIRA Sanlúcar, cuando escuchó lamentar a una persona que no le permitían la entrada, dándose cuenta que “se trataba de un joven con síndrome de down”, a lo que ella entró en la conversación y le preguntó el motivo por el cual no le dejaban entrar en el local. Tanto P.R. como otro chico se aliaron entonces para lograr que entrara, por lo que le espetaron a que se colocara junto a ella: “en esta discoteca, si eres mujer puedes entrar con quien quieras, y si van solo chicos pueden poner más pegas”. Pero una vez les tocó el turno, el portero les dijo que él no iba a entrar, no respondiendo a las preguntas por parte tanto de ella como del otro chico que buscaban conocer la causa de tal decisión.

La chica sanluqueña indica que el personal de seguridad entró realizando una llamada de teléfono por el móvil, y que salió a los minutos informando a los presentes de que mantenía su decisión y de que el joven no iba a acceder al local puesto tenían ‘derecho de admisión’ en el establecimiento. Ella, junto a otras personas que se encontraban presentes decidieron no entrar en la discoteca si el joven no accedía con ellos. De la impotencia Paula rompió a llorar viendo como se marchaba el chico síndrome de down.

Desde elMIRA.es se ha contactado con el dueño del negocio, J.L. Yuste, quien ha manifestado que se acababa de enterar de la polémica, y que es “incierto por completo”. En su alegato de defensa hacia la publicación de Facebook incide que la causa de que no permitieran la entrada del joven con síndrome de down era por motivos de seguridad: “esta persona en concreto va con cocaína, va con navajas, va con una serie de cosas que redundan en el motivo por el que no se le deja entrar, tras haber creado anteriormente conflictos. Ha creado peleas allí muchas veces”.

Destaca a su vez que en ningún momento se trata de una decisión discriminatoria, siendo su empresa colaboradora activa de muchas asociaciones, entre ellas de personas con discapacidad, por lo que sienten que está polémica es absurda, accediendo a la discoteca muchas de ellas sin ningún tipo de impedimento. Afirma además que en dicha noche trabajó en el local en el horario que ocurrió el incidente, y que no se percató de ningún problema.

El propietario se guarda su intención de tomar acciones legales por lo que considera injurias hacia su negocio: “en la mañana del lunes valoraremos el alcance que está teniendo y tomaremos medidas para intentar evitar que se dañe la imagen del negocio”.