Consejos para proteger los oídos ante el frío

En inverno, el frío y el exceso de ruido son las principales causas de infección y dolor de oídos

La llegada del invierno trae consigo multitud de planes fuera de casa que, pese a las bajas temperaturas, son igual de divertidos y disfrutables que los que se realizan en verano. Viajes, deportes, espectáculos de luces o conciertos en plena calle, lo cierto es que esta época se ha convertido en una estación en la que vivir un sinfín de posibilidades fuera del hogar.

Para disfrutar plenamente de todas estas actividades, las prendas de abrigo son esenciales, pero, además, el cuidado de los oídos debe ser especial, ya que las otitis e infecciones no son solo cosa de las piscinas. Por este motivo, el equipo de expertos de Oticon ha recogido una serie de consejos para proteger los oídos en esta época y evitar cualquier molestia.

Gorro y orejeras. La principal infección durante el invierno es la otitis provocada por la mucosidad que se genera con los resfriados, además no es solo cosa de niños. Por este motivo, y para evitar el paso previo de resfriarnos, es tan importante usar prendas que protejan oídos y cabeza, que es la principal zona por la que se pierde el calor. Además, es importante hacer lavados nasales con suero fisiológico para eliminar en la medida de lo posible la mucosidad que pueda haber en la nariz.

Cambios de temperatura. Los cambios bruscos de temperatura son poco recomendables en general, pero en el caso del invierno, estos suelen ser habituales, ya que se pasa de espacios con calefacción, a la calle con mucha rapidez. En este caso se recomienda prestar atención y abrigarse antes de salir de los lugares cerrados, para mantener el calor corporal el mayor tiempo posible.

Calidad del aire. Muchas de las infecciones de oído, y de salud en general, vienen provocadas por los virus que se encuentran en el aire y, por ende, en nuestra casa… Por eso es tan importante ventilarla bien, sobre todo el salón y las habitaciones, con el fin de renovar ese aire. Con unos minutos por la mañana será suficiente, y conseguiremos que haya menos gérmenes en el ambiente.

Prevenir las infecciones. La nariz y la boca son las vías de entrada a sustancias dañinas que pueden afectar a los oídos durante el invierno. Mantener las manos limpias, protegernos la boca al toser si estamos constipados para prevenir contagiar a otras personas, y mantener un buen nivel de las defensas naturales son consejos que todos deberíamos seguir.

Uso de tapones. Si en verano se recomienda llevar tapones en playa y piscina, en invierno la recomendación está más enfocada en evitar ruidos. Esta estación, caracterizada por las compras en rebajas, hace que pasemos mucho rato en la calle, donde hay exceso de ruido por el tráfico y la música que suele instalarse en cada rincón de la ciudad. Pero también es habitual que haya espectáculos de pirotecnia. En este sentido, se recomienda emplear tapones específicos que mitigan el ruido y, por tanto, el efecto sobre los oídos, protegiendo la audición.

Lejos del ruido. Esta época también está caracterizada por la asistencia a eventos sociales (cenas de empresa o fiestas de fin de año, entre otras). En estos casos se recomienda mantenerse lejos de altavoces o de reproductores de música que pueden afectar a la audición. Además, si el ruido resulta ya molesto o empiezan a doler los oídos, lo mejor es abandonar ese espacio para evitar que se produzca un daño mayor.

Con estos sencillos consejos el invierno se convertirá en una de las estaciones preferidas para disfrutar del entorno. Ya solo queda elegir el plan entre la multitud de actividades que se nos plantean para los próximos meses.