Hermandad decana, señera y sensible

El pequeño Gabriel, presente en los cirios votivos de Vera-Cruz

La Hermandad del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz y Nuestra Señora de la Soledad ha dado a conocer la iconografía de los cirios votos que lucirá en su cortejo y paso de palio el próximo Lunes Santo.

La Virgen de la Soledad.
Comenzando por las “marias” (cirios altos más cercanos al rostro de Nuestra Señora), girarán en torno al 750º aniversario del traslado de la sede episcopal de Medina Sidonia a Cádiz y otras efemérides relacionadas con el carisma de la hermandad o la propia Iglesia.
 
Así, en el primer grupo de tres “marías” se representará a San Hiscio, uno de los Siete Varones Apostólicos a quien se le atribuye, con algunas reservas, el origen del cristianismo en la Diócesis de Cádiz.
 
Escoltando al mismo, las imágenes de San Servando y San Germán, independientes, santos y mártires patronos de nuestra ciudad y de la diócesis.
 
En el restante grupo de “marías” figurará, por un lado, la Venerable Madre Encarnación Carrasco, fundadora del Rebaño de María, con la que la decana hermandad mantiene una estrecha relación a través de su vocalía de daridad, con la atención permanente de sus menores acogidos, además del propio carisma franciscano de la propia corporación. El año pasado se cumplió además su centenario con la concesión de un Año Jubilar.
 
En otro cirio, la Virgen de África que conmemora el 600º aniversario de su llegada a Ceuta, de la que es Patrona, y por consiguiente, se suma al aniversario tan importante de nuestra diócesis.
 
Finalmente, en la última de las “marías’, San Pedro Nolasco, fundador del carisma mercedario cuya orden cumple este año su 8º centenario y hasta hace pocos años aún residían en nuestra ciudad.
 
En los primeros cirios de la candelería también se representarán diferentes acontecimientos. El escudo de nuestra diócesis, por el aniversario anteriormente mencionado, y el de la confraternidad de Hermandades y Cofradías de la Vera-Cruz, que el presente año cumple el 50º aniversario de la asamblea constituyente.
 
Finalmente, un homenaje a los niños. La hermandad, especialmente sensible con los más pequeños a través del Programa de Acogida y Saneamiento Temporal de menores bielorrusos y por la creación del Grupo Infantil Infancia Crucera, los homenajeará con la representación de los Santos Mártires Justo y Pastor. Además, por la sangre de su martirio se quiere homenajear también a las víctimas del maltrato infantil, especialmente la reciente del niño Gabriel en representación de todos, figurando además en el cirio su característico pescaito.
 
Ya en el cortejo, se representarán también pinturas en los ciriales que anteceden ambos pasos así como los que acompañan a la cruz parroquial.
 
En los del Santísimo Cristo, diferentes instrumentos de la Pasión de Nuestro Señor. En los que marchan justo delante del paso de palio de palio de Nuestra Señora de la Soledad, diferentes invocaciones de la Letanía Lauretana, en este caso, la Puerta del Cielo, pozo de sabuduría, Estrella de la Mañana y Casa de Oro.
 
Para concluir, los que acompañan a la cruz parroquial, el anagrama de María y un rosario, homenaje este último al fallecimiento del que hasta el pasado mes de diciembre fuera párroco de Nuestra Señora del Rosario, el reverendo padre Juan Piña.
 
Como siempre, todos estas pinturas, serán representadas al óleo por el hermano de la corporación, José María García Gallardo.