“Y dale con la moción de censura”

La opinión de un jerezano, “un hombre de la calle, un hombre normal, un hombre corriente”

En estos últimos días ha ocurrido en nuestro País, España, algo (y no me refiero a la dimisión de ZZ como entrenador del Real Madrid, o la destitución de Lopetegui, que ambas también debería de tener comentario de opinión aparte) de lo que han hablado y comentado numerosísimas personas, como es la “famosa moción de censura” por la que se ha desalojado, a mi entender, de “muy malas maneras” y con muy “poco estilo” al inquilino de La Moncloa.

Han escrito, analizado, dicho, comentado, muchísimas personas expertas, politólogos, periodistas, comentaristas, políticos, etc. etc., en definitiva, un sinfín de personas, de toda tendencia política y preparadísimos en estos procesos, los que se han pronunciado sobre una cuestión que es o puede ser vital para nuestro futuro, el de los españoles y el de España.

Pero en estas líneas quiero expresar la opinión de un hombre de la calle, un hombre normal, corriente como me considero, a los que, tal vez, se haya oído o leído poco y eso es lo que me propongo en esta sección, el presentar lo que opinamos, seguramente, millones de españoles y a los que se nos obvia en casi todo lo importante, sobre todo los que más nos debían tener en cuenta, los políticos que elegimos libremente con nuestros votos.

No digo que no sea legal, ni mucho menos, pero sí falta de ética, que, al parecer es lo que prima, desgraciadamente, en nuestro país, dónde los valores, es lo que menos importa y si conseguir el fin sea por los medios que sea. Pero que, desde luego no es razonable, se mire como se mire, ni lógico (desde mi punto de vista) ya que tiene en el parlamento español tan solo el apoyo de sus 84 diputados.

Y a más, dependiendo del voto de un partido regionalista, avaricioso como ellos solos y como otros, que son capaces de vender su palabra, su actuación, su firma o lo que sea, con tal de conseguir sus propósitos.

Esto a mí me hace pensar lo mal que están las leyes o normativas electorales en España, al posibilitar que alguien se pueda aliar hasta con el “diablo” con tal de desalojar al presidente del gobierno que ha obtenido mayoría de votos de los ciudadanos españoles, que ha ganado las elecciones y que es la fuerza mayoritaria en el parlamento.

¿Todo vale? Faltar a la palabra que dio el actual presidente del gobierno, en la que decía que jamás se aliaría con los que quieren destruir a España. Que tampoco pactaría con los que no apoyan la Constitución… ¿Y entonces que ha hecho? ¿Dónde queda su honradez? ¿La tiene? ¿Y su ética o su moral? ¿Tiene estas dos coas? O sólo la ambición y el deseo de llegar a ser presidente (cosa que ya intentó con sonoros fracasos) sea como sea, sin importarle los medios ni las formas.

Qué ejemplo se le puede dar a un joven a un chaval que tenga la ambición y el deseo de llegar a ser algo en la vida, que ¿todo vale con tal de llegar a ser lo que quiere? ¿Qué no vale ni la ética, ni la moral, ni las formas? ¿Es así como hemos de actuar los españoles?

¿A que clase de compromisos habrá llegado que no los quiere explicar?, Porque es de tontos creer que ha llegado ahí con el apoyo de los que han votado si a la moción sin nada a cambio. ¿Qué hay detrás, para que partidos tan dispares hayan votado a favor de una moción de censura al presidente del gobierno anterior de esa manera en que o han hecho?

No trato de justificar con esta opinión tampoco al presidente anterior del gobierno de España, ya que, a mi entender, no ha actuado adecuadamente a los intereses de los españoles y si ha mirado más por el interés de su partido y por el suyo particular, antes que por el general, diga lo que diga incluso con sus lágrimas.

¿Que no es la salida que merece? Por supuesto (y así creo que pensamos muchísimos españoles), pero que no ha actuado con la agilidad y rapidez precisa en todo los casos de corrupción que ha habido, también creo que es cierto, ya que, repito, en mi modesta opinión, ha intentado tapar y dejar que el tiempo arregle las cosas (caso parecido a lo que ha hecho con el desafío catalán) antes que tomar él la iniciativa y atajar por lo sano esos casos, que posiblemente, sean aislados y menos que los que puede tener el otro gran partido, que por cierto hoy gobierna gracias a la referida y hasta cansina “moción de censura”.

¿Porque no se han celebrado elecciones? ¿Por qué no se adelantó a la jugada del secretario general de los socialistas? ¿Qué esperaba que lo iban a dejar continuar, con la “inquina” que le tenían casi todos los parlamentarios?

Hemos tenido un ejemplo de la falta de ética, lealtad, moral, clase, etc., etc. con el ya dimitido ministro de cultura, que cree (en definitiva, es lo que creen y piensan casi todos los de esa ideología política) que ellos tienen derecho a todo, a falsificar, a defraudar, a engañar, etc. y que ellos no están obligados a dimitir ni a que los cese su jefe (en este caso el charlatán del actual presidente del gobierno de España) que ahora los malos son la prensa y los otros partidos y que él no ha hecho nada… Claro como es de “los buenos” están exentos de toda “maldad”, de dar explicaciones, de ser éticos, etc. etc..

A otros, aunque no esté probado que tengan culpa alguna ni la puedan tener, se les tacha de corruptos, de indeseables, en fin, de todo lo peor, pero claro, es que no son de los suyos y ya por eso, son de antemano culpables de lo que sea.

Que mal cuerpo se le queda a uno con todo esto, y que poca confianza transmiten toda esta clase política que no tiene altura de miras, que no piensan en otra cosa que en lo suyo, o en menospreciar y ofender al contrario, que no respetan casi nada y que creen que los españoles somos tontos.

Y posiblemente tengan razón porque nos tragamos todo o que nos echen y encima hay hasta quien los aplaude.

Como diría aquel…. ¡¡¡Pais!!!