Mata a su madre en Sevilla tras reñirle por llegar tarde a casa

El hermano del agresor llamó a la Policía para denunciar el fatal desenlace

Existen sucesos que de entrada parecen inverosímiles. Que escapan al puro raciocinio. Que se apartan de lo entendible. Que no encuentran explicación de ninguna de las maneras posibles. Así, un joven de 19 años, que responde a las iniciales H. W. V, ha matado presuntamente a su madre, en la barriada Silos, en el municipio de Alcalá de Guadaíra. Poco después era detenido en el mismo escenario del crimen.

Esta agresión ha tenido lugar en el número 8 de la calle Hilarión Eslava. En principio pocos datos han trascendido del trágico suceso. Tanto la víctima como el agresor son de origen ecuatoriano, aunque tienen, eso sí, la nacionalidad española. Enseguida se ha hecho cargo de la investigación el Grupo de Homicidios de la brigada provincial de Policía Judicial.

Identificada como Mariana V. G., la víctima tenía 43 años y, paradójicamente, no vivía en la casa donde ha muerto. En esa vivienda residen dos de sus hijos, el presunto asesino y un hermano. El agresor tiene un tercer hermano, alertado directamente por lo sucedido. Esta persona avisó a la Policía Local.

Todo apunta a que el sospechoso llamó a su hermano por teléfono y le confesó cuanto había hecho. ¿Cuál es el origen del asesinato? Todo apunta a una riña familiar porque el joven había llegado de madrugada a casa y su madre así se lo había recriminado. Fue en el transcurso de dicha discusión cuando aconteció el fatal desenlace. Son las primeras informaciones las que señalan que la víctima habría muerto de un fuerte golpe.

Se cotejan más datos. El detenido cursa estudios en el IES Al-Guadaira y está plenamente integrado en la comunidad. ¿Qué dice el vecindario sobre el agresor? Que no se trata de un chico problemático. Y que jamás tuvieron noticias de episodios agresivos con anterioridad. Como cabe pensar, la sorpresa ha sido impactante entre los vecinos.

Siguiendo con la narración de los hechos, cabe constatar que, al llegar a la vivienda, la Policía Local encontró el cuerpo de la mujer con signos de violencia muy evidentes. Dentro de la vivienda se encontraba el hijo pequeño, quien en ningún momento opuso resistencia en el instante de ser detenido. Es subrayable que también el agresor presentaba ciertas lesiones, aunque todas de carácter leve.

Cuando llegó la Policía Local a la vivienda encontraron el cuerpo de la mujer con evidentes signos de violencia. En la casa se encontraba su hijo pequeño, que no opuso ninguna resistencia a la hora de la detención. El agresor también presentaba lesiones, pero de carácter leve.