De nuevo la gestión de Mamen Sánchez queda en entredicho en una operación cuanto menos poco clara. Vecinos del Edificio Sherry de Jerez de la Frontera claman contra una decisión que afecta a su propiedad. La proliferación de pisos turísticos está en auge en los últimos años, en los que no cesan de convertirse cascos de bodegas, locales comerciales y oficinas en viviendas para uso de «alquiler express», pisos turísticos que hacen la competencia a la oferta de Hoteles de la ciudad.

91 pisos de vecinos que llevan 22 años pagando impuestos, más de 200 personas afectadas. Sin respuesta y estupefactos ante una decisión de un Ayuntamiento que decide sobre sus propiedades, en favor de una Inmobiliaria que compró las oficinas en la primera planta a Endesa; y que ahora pretende hacer 11 mini pisos de poco más de 40 metros y 60 metros cuadrados. Las viviendas, según se puede ver en los planos, constan de una gran estancia que hace las veces de salón, comedor y cocina, así como un baño y un dormitorio. En los pisos más grandes dos habitaciones. Su futuro uso parece destinado al alquiler turístico. Un edificio que se construyó pensado con unas bombas de presión de agua y ascensores para 91 pisos y 2 oficinas, y no para 101 pisos.

Las zonas comunes pertenecen a todos los vecinos del Edificio Sherry, no al Ayuntamiento de Jerez

La junta directiva de la comunidad de propietarios del Edificio Sherry en el número 12 de la Plaza Madre de Dios, en Jerez de la Frontera, relata el problema a El MIRA. Desde el Ayuntamiento que gobierna Mamen Sánchez «han cambiado el uso de dos oficinas que teníamos en la primera planta de nuestro edificio construido hace 22 años. Aprueban la construcción de 11 viviendas, sin contar en absoluto con la comunidad. Además de suponer en el proyecto inicial un cambio en la fachada trasera de nuestro edificio y el uso de zonas comunes, creemos además que el proyecto no respeta el tenor literal de la licencia, algo que hemos comunicado al Ayuntamiento hace seis meses sin que tengamos contestación «.

Plano edificio Sherry, Plaza Madre de Dios, con la situación de la primera planta inicial y el proyecto en origen aprobado por el Gobierno Local de Mamen Sánchez

La empresa de los 11 «mini pisos» denuncia a la comunidad para hacer valer lo aprobado por el Ayuntamiento

Señala la junta directiva de la comunidad que «tras varias reuniones con la comunidad y los nuevos propietarios de las oficinas, se acordó por mayoría no aprobar la modificación de la fachada por ser éste un elemento común de la comunidad y así mismo se dejó constancia en acta que todos los propietarios pueden hacer uso de todas las zonas comunes del edificio. La empresa constructora, cambió el plano por voluntad propia y ha demandado a la comunidad de propietarios. Todo gracias a una licencia concedida por el Ayuntamiento. Ahora nos enfrentamos a un proceso judicial que se celebrará el próximo 15 de abril en el juzgado de primera instancia número cuatro de Jerez de la Frontera».

Escribí personalmente una carta a Mamen Sánchez

Resulta extraño que el cambio de uso fuera aprobado en junta de Gobierno Local el día 29 de Agosto de 2019 y se concediera la licencia de obras el 4 de septiembre de 2019, escasos días después.

«Hemos acudido al Ayuntamiento de Jerez, sin embargo, no muestran mucho caso en intentar ayudarnos ante un problema provocado por ellos mismos. Le escribí personalmente en calidad de presidente de la comunidad una carta a Mamen Sánchez. Me llamaron para informar que pasaban nota al delegado de Urbanismo y que me llamarían para ver el tema. A día de hoy han pasado más de 7 meses desde entonces y nada, en Urbanismo pasan de nosotros con las denuncias presentadas. Ningunas de estas siguen sin ser cerradas y sin ninguna explicación acerca del estado de las mismas. Queremos que el Ayuntamiento nos atienda.».