“Aunque vaya mil veces al mismo circuito siempre busco la foto diferente”

Entrevista a Jesús Robledo, único fotógrafo de la Provincia de Cádiz en el Mundial de Motociclismo

Fotógrafo profesional de formación y gran apasionado del motor, desde que empezó a estudiar sabía que su profesión debía enlazar el mundo artístico con el del motor. Tras años de dedicación, afronta la cobertura profesional del Mundial de Moto GP en un equipo de trabajo italiano donde él es el único español y de la Provincia de Cádiz, para más señas. Isleño de nacimiento y afincado en Jerez, Jesús Robledo habla de fotografía y de Motociclismo en una entrevista concedida a MIRA  Comunicación.

Foto: Jaime Núñez

Lo primero de todo, háblenos de su trayectoria profesional

Empecé en el año 2000 a estudiar Diseño Gráfico a Jerez. Gracias a la asignatura de Fotografía comenzó a picarme el gusanillo. Siempre he trabajado el tema de la imagen y el mundo del motor me encanta. En aquellos años no tenía la madurez para tener claro a que quería dedicarme concretamente, lo que sí sabía que quería dedicarme a algo artístico y que tuviera que ver con el mundo del motor.

Cuando terminé mis estudios en Jerez me marché a Barcelona por medio de un amigo para hacer un Máster en Diseño Gráfico, el único que entonces se podía hacer. No encontré plaza pero mi amigo estudiaba en una escuela de diseño pequeña de Barcelona y me gustó mucho el ambiente. Entonces decidí entrar a estudiar fotografía allí, donde estuve tres años. A través de una asignatura denominada ‘Camps’ o ‘Campos’, descubrí el abanico profesional que mi formación me ofrecía. Ya tenía claro que quería trabajar en fotografía deportiva o publicitaria.

Debido a un problema de salud de mi padre, la distancia pesaba y me trasladé de nuevo a la Provincia de Cádiz. Un conocido tenía una empresa de publicidad en Chiclana y empecé a trabajar con él, llevando los departamentos de Fotografía y Diseño. Lo que más trabajaba entonces era publicidad y orientada a la construcción, no olvidemos que era el boom inmobiliario y encima en Chiclana.

Una vez que llegó la crisis empezaron a pagar menos y no me salían las cuentas. Como ya tenía una cartera de clientes empecé a estudiar qué hacer. Mi padre me habló de unas ayudas a emprendedores a través de un plan de viabilidad. Y monté mi estudio de fotografía, diseño gráfico y publicidad. Gracias al difunto Paco Melero, presidente de la Federación de Automovilismo y a varios amigos que corren en rally me dijeron que me introdujera también en este mundo. Todos los fotógrafos que había allí aún estaban enfocados a la fotografía antigua, los carretes y el papel. Yo veía aquello muy obsoleto. Yo me desplacé a las carreras y monté un stand con la ayuda de mi novia. Hacía fotos y mis amigos cuando terminaban las pruebas me pasaban sus fotos y yo las ordenaba. Cuando los participantes terminaban tenían un stand donde poder comprar un CD con sus fotos.

También hice las rodadas y tandas de motos en la misma dinámica. Primero en un Campeonato en Extremadura con un equipo de Jerez al que ayudaba en todo, pero sobre todo centrado en la imagen y la comunicación, fotos, comunicados de prensa y diseño. De ahí pasé al Campeonato de España y de éste al Mundial, donde empecé trabajando para la revista Motorbike Magazine. Es una revista con un concepto muy moderno, no es la típica revista digital. También trabajé para el equipo Laglisse de 125, donde militó Maverick Viñales. Y a partir de ahí, como buen autónomo, cogiendo todo el trabajo que me salía. Lo último fue un trabajo para KTM, estaba pendiente de que me dijeran si querían algo para esta temporada, pero en enero recibí la llamada de los italianos y aquí estoy.

¿Cómo es el nuevo proyecto?

Son una agencia con un método de trabajo muy bueno y con una gran cartera de clientes. Son todos italianos y yo el único español, encima de la Provincia de Cádiz. Jamás pensé que pudiera entrar.

¿Cómo es el trabajo que está realizando?

Pues somos un equipo y depende de la situación. En algunos grandes premios hago más fotos y en otros me dedico a organizar y clasificar el trabajo de los otros compañeros.

¿Qué relación tiene con el equipo Sky VR 46 de Valentino Rossi?

Les hago la cobertura del CEV, donde también participan, y ahora también se la hago en el Mundial.

¿Cómo es el trabajo en un fin de semana de Gran Premio?

Pues lo primero, que para nosotros no es un fin de semana. Si es una carrera que no se celebra en Europa, viajamos el lunes o el martes, para contar con antelación ante cualquier eventualidad. Para un gaditano como yo es un problema el asunto de los vuelos. Es muy raro que tengamos un vuelo directo, por lo que siempre te sale más caro al tener que partir desde Madrid o Barcelona.

En mi caso, comparto los viajes con un compañero de Barcelona, así que siempre parto desde allí. Es muy importante la solidaridad entre compañeros, hacemos piña y trazamos un plan de viaje conjunto de vuelos, hotel, coche de alquiler y comidas. Así aliviamos los gastos y es más ameno, pues hay veces que los circuitos están muy lejos de los aeropuertos y son muchos kilómetros en coche donde la compañía se agradece.

Lunes o martes coges el vuelo para Qatar, Estados Unidos o la gira asiática. Por Europa sales el miércoles o el jueves y hasta que termina todo el trabajo.

¿Ha contabilizado el número de fotos que puede hacer un fin de semana?

Son muchas y a veces más aún, pues tienes posibilidades de añadir más trabajos a los que ya traes contratados, por ejemplo: una revista que sabe que estás allí y te pide una cobertura; un piloto invitado o ‘Wildcard’, que te contrata las fotos para esa carrera solamente. Unas 15.000 fotos en tres días es una cifra habitual. Todo eso luego hay que cribarlo y es ése trabajo de post producción el que luego no ve la gente. Muchos piensan que cuando terminan las carreras termina nuestro trabajo, no es así, luego son muchas horas en la sala de prensa organizando y mandando.

¿Cómo se siente ahora mismo, profesionalmente hablando?

Muy contento. Hacer el Mundial era para mi como una cima de la montaña. Llevo cuatro carreras y no me lo creo, es una sensación muy buena.

¿Disfruta de su trabajo?

Claro. Un trabajo como éste si no lo disfrutas no te puedes dedicar a él. Es mucho tiempo fuera de casa y lejos de los tuyos. Viajes muy largos y muchas horas de trabajo. Te levantas a las siete de la mañana, llegas al circuito, preparas todo, toda la mañana haciendo fotos, luego las horas editando y llegas al hotel a las diez de la noche por lo menos. Son jornadas de muchas horas que no se pueden contabilizar.

Siendo el único español en su equipo de trabajo, ¿cómo le tratan los italianos?

Muy bien. Yo no hablo mucho italiano, pero cada uno con nuestra lengua nos entendemos muy bien y cuando algo no queda muy claro, el inglés.

Será increíble el nivel de personajes que se está encontrando…

Todos en este mundo somos un poco personajes, pues entonces sería inaguantable. Es un trabajo muy intenso y todos tenemos nuestro punto de locura. Hay mucha tensión pues el mundo de la comunicación es inmediato.

¿Y hablando de pilotos, cómo son?

Son gente especial. Todos. Marc Márquez tiene un talento brutal y no sabes por dónde te va a salir. Valentino Rossi lleva detrás un mundo. Ahora que es más mayor ha cambiado su estilo de conducción. Para un fotógrafo que lleva siguiéndolo mucho tiempo eso es algo increíble. Yo monto en moto y cuando tienes esta percepción y ves lo que gente como Márquez o Valentino hacen, te das cuenta del nivel al que están, alucinas, no son gente corriente. Jorge Lorenzo, un tipo súper fino. Todo ello influye a la hora de captarlos con la cámara y sacarles partido.

Un apunte muy interesante este último, ¿cómo afronta un fotógrafo el trabajo con cada piloto, qué busca plasmar de cada uno en sus imágenes?

Buscas la seña identificativa del pilotaje de cada corredor. Marc Márquez derrapa mucho y hace frenadas espectaculares. Te da imágenes más descriptivas de la velocidad. En el caso de Valentino, sus imágenes funcionan de por sí debido a que es el piloto que históricamente más ha cuidado la imagen y la comunicación. Y tiene legiones de fans. En Rossi el diseño es muy importante, sus cascos diferentes, el uso de colores llamativos. Tiene un gran potencial gráfico para la fotografía. De Lorenzo te quedas con su finura, sus trazadas milimétricas siempre por el mismo sitio.

Como aficionado al motor, también tendrá algún ídolo, ¿cuál es?

Kevin Schwantz marcó mi afición. Valentino y Márquez me gustan mucho.

¿Y cómo le influye ello en su trabajo como fotógrafo?

Influye. Te gusta más trabajar con ellos y se te ocurren mil maneras de hacerles fotos. Vas buscando sitios diferentes para buscar una foto concreta de cada uno.

¿Qué fotografía es la seña del trabajo de Jesús Robledo?

Siempre busco algo diferente y creativo. Aunque vaya mil veces al mismo circuito siempre busco la foto diferente. Influye mucho la luz que haya en cada carrera, el sol, las nubes, la lluvia… Y siempre estoy buscando dar la vuelta de tuerca a mi trabajo.

¿Qué circuito le gusta especialmente desde el punto de vista de fotografía?

Los más antiguos tienen mucho carisma pero los modernos dan mucho juego. Los cambios de rasante o el color de las marcas viales. Me gustan mucho los que tienen cambios de rasante, pues puedes jugar con los puntos de vista.

¿Hay alguna foto especial en su trayectoria, alguna que tenga enmarcada en algún lugar especial?

Hay muchas. Una de Valentino que fue de las primeras que me publicaron, concretamente en la revista digital que hacía Luccio Cechinello, ex piloto y jefe del equipo LCR de Moto GP. Me llamó para pedirme la foto. Tengo otra de Marc Márquez que me la pidió Canon, fue en los test de Valencia y es un contraluz. En los test de Valencia salen fotografías muy bonitas porque siempre te coge el atardecer. Como fotógrafo siempre busco las líneas, los puntos de vistas altos, los puntos de vistas cercanos y los barridos.

¿Es fotógrafo Canon?

Sí, empecé con ellos en 2004. Un profesor me dijo que para la fotografía deportiva eligiera el camino de Canon. Es una inversión, porque una vez que eliges a Canon vas haciendo inversiones poco a poco. Canon me trata bastante también y he llegado a acuerdos con ellos. No tengo intención de cambiar.

Más allá del Mundial de Motociclismo, ¿qué objetivos se plantea?

Tengo muchas ganas de ir al Tourist Trophy de la Isla de Mann, pero siempre me coincide con el GP de España en Montmeló. He hecho alguna vez Fórmula 1 pero lo veo un mundo muy ostentoso, me gusta, es bonito, pero es muy diferente al Motociclismo. Me gusta más la fotografía de Motociclismo que de coches, creo que es más bonita. Las motos me resultan más espectaculares –desde el punto de vista de la imagen- por las posturas del piloto y los movimientos de la moto. Aunque los Fórmula 1 levantando las ruedas en los pianos también impresionan. El Campeonato Mundial de Rallyes –WRC- me encantaría hacerlo.

¿Cómo es de difícil para un profesional gaditano llegar donde ha llegado usted?

Cada persona puede llegar a la meta que se marque con optimismo y constancia. Sí es cierto que al deporte del motor los profesionales de Madrid y Barcelona tienen más posibilidades de llegar.

 ¿Hay más gaditanos en situación similar a usted?

Está David, que es de El Puerto y hace las Superbikes. En Moto GP soy el único andaluz. Los otros españoles son Álex, de Barcelona, Jaime, de Madrid, y Rafa, de Bilbao.

¿Está siguiendo el mundial como aficionado?

(Risas) Mis amigos me preguntan muchas cosas, pero lo cierto es que las carreras no las puedes ver ni seguir salvo momentos puntuales que estás captando. Pero bueno, puedo decir que tengo mis previsiones y pienso que en MotoGP, salvo catástrofe, ganará Marc Márquez. Este año ha dicho una cosa que no dice mucho, “le gusta la moto”. Otros años siempre dice que no da con la tecla y gana y este año está seguro. Además, su talento es increíble. En Moto2 está Francesco Bagnaia muy fuerte, aunque Álex Márquez está ahí. Debería de ganar, pero lleva una presión enorme, no es fácil ser hermano de quien es. Y en Moto3 es una quiniela absoluta, aunque Jorge Martín está muy fuerte, un punto más que el resto.

¿Qué tipo de imágenes brinda cada categoría del Motociclismo?

Va en función de cómo se conduce cada moto, las frenadas, las aceleraciones… En MotoGP captas la velocidad y las frenadas. En Moto3 da mucho juego la igualdad y los grupos de pilotos, plasmas en una fotografía a seis pilotos en la misma décima. En Moto2 hay frenadas espectaculares porque los pilotos cruzan mucho las motos para ganar tiempo en curva, auqnue es muy similar a MotoGP. Y todos van con el codo por el suelo. Todos pensaban que era cosa de Márquez, pero yo he visto a Marcos Ramírez hacerlo.

¿Hay buenas perspectivas para nuestro paisano Marcos Ramírez?

Hablo mucho con él. A finales de año estaba muy contento y ha empezado el año con nuevos cambios en la moto que no le han gustado mucho, hablaba de que no tenía ‘feeling’ con el tren delantero, pero en Jerez terminó en el podio. Y es muy importante para un piloto de cara a ganar confianza el hecho de subirse en el cajón. Y Marcos lo ha hecho en Jerez, encima. Un puntito extra se seguridad.

Esperemos que este gaditano sí cuaje y no pase como le pasó a Moncayo…

Sí, Alberto Moncayo e Iván Moreno, los dos gaditanos, uno de Cádiz y el otro de El Puerto, tuvieron muchos problemas en el Mundial, fue una pena.

Para terminar, ¿qué le recomienda a una personas que empieza y que le gustaría tener unos objetivos similares a los suyos?

Lo primero de todo, que no regale su trabajo. Hay muchos problemas con eso. Hay mucho fanatismo por dar una foto a un piloto y que te la publique y ponga tu nombre. Esas situaciones a los profesionales de verdad los parte en dos.

Aconsejo empezar por abajo, el Campeonato Andaluz de Motos o las subidas y los rallyes provinciales, donde puedes hacer muchas fotos e investigar. Hacerse un nombre poco, contactando con los equipos, las revistas y, sobre todo, no tirar por tierra el trabajo de otros. Hay que marcar la diferencia y tener los pies en el suelo.

Enlaces para conocer el trabajo de Jesús Robledo

https://www.instagram.com/jesusrobledo/