El PSOE recibe en Madrid con las puertas cerradas a los trabajadores jerezanos

Un gran número de empleados municipales y familiares se han manifestado frente a la sede socialista en la calle Ferraz

Ismael y Luis García finalizan así una marcha de más de 600 kilómetros a pie desde Jerez hasta Madrid, con el objetivo de hacer visible las problemáticas existentes en materia laboral en el Ayuntamiento de Jerez.

La marcha por las calles de Madrid ha transcurrido con normalidad, finalizando pasado el mediodía en la calle Ferraz, frente a la sede nacional del PSOE, la cual bajo un dispositivo policial se encontraba con las persianas metálicas bajadas, a pesar de que se encontraban personas en el interior.

Políticos de Podemos se acercaron a la manifestación en incluso los acompañaron en parte del trayecto, preocupándose por conocer más detalles sobre lo que consideran “tropelías” en la gestión de la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez (PSOE). Asimismo, ya finalizada la marcha, recibieron el aviso para mantener un encuentro en la sede de Izquierda Unida con Alberto Garzón y Antonio Maillo.

Los líderes de la formación de izquierdas han recibido de primera mano el dossier en formato CD con toda la información y documentación relativa a juntas de Gobierno Local, donde se podrían haber cometido diversos desmanes. Garzón y Mailló han oído con atención a los delegados sindicales jerezanos, quienes han manifestado su preocupación por la situación que vive el Ayuntamiento de Jerez a consecuencia de la gestión de Mamen Sánchez.

Hay que recordar que Ismael García y Luis García partieron el pasado 28 de septiembre a pie desde la puerta del Consistorio jerezano hacia la sede del PSOE en Madrid con el objetivo de hacerle entrega a Pedro Sánchez un dossier con medidas tomadas por la también socialista Mamen Sánchez, las cuales van en contra de las siglas obrera del PSOE, en detrimento de los derechos de los trabajadores municipales, y a favor de solo unos pocos trabajadores afortunados.

Desde CGT han dado así visibilidad al escándalo continuo de despropósitos en la gestión municipal, tanto en materia de personal como económica, enfocando su queja en el favoritismo a ciertos trabajadores en detrimento del resto. Hay que recordar que un millón de euros está destinado a pagar a solo 10 altos cargos de Mamen Sánchez mientras el resto de los trabajadores ven mermados sus salarios.

Asimismo ven incongruentes además que Pedro Sánchez haya logrado ser envestido presidente basándose en la corrupción de los populares en dos localidades madrileñas, y que sin embargo permita que las dos personas con cargos más altos e importantes en el Ayuntamiento de Jerez, la Jefa de Gabinete de Presidencia y la de Contrataciones, estén acusadas en el caso de la Gürtel, y aún así ocupen los puestos más próximos a Mamen Sánchez.

Hay que recordar que una de las empleadas municipales en cuestión es Milagros Pérez, quien ha sido noticia a nivel nacional recientemente tras conocerse a través de la sección sindical de CGT que su coste anual para las arcas del Consistorio en el presupuesto de 2018 es de 125 mil euros, dándose además la circunstancia que se encuentra aún imputada y acusada por prevaricación y fraude, enfrentándose a la petición de siete años de cárcel y doce de inhabilitación por prevaricación, falsedad cometida por funcionario público y fraude a las administraciones públicas, permaneciendo aún así en uno de los puestos municipales más importantes dentro del Ayuntamiento de Jerez.

La fiscalía anticorrupción solicita dos años de cárcel y 12 de inhabilitación para su compañera Milagros Abascal (funcionaria interina), actual Jefe de Departamento de Entidades Municipales y de Contratación del Ayuntamiento de Jerez, quien fue, además, nombrada por la alcaldesa en Junta de Gobierno Local con la asignación de las funciones de Jefe de contratación. Esto quiere decir que quien realiza actualmente las contrataciones, en el Consistorio que dirige Mamen Sánchez, está acusada de prevaricación y fraude a las administraciones.

CGT ve ilógico que el Ayuntamiento esté capitaneado por dos personas acusadas por prevaricación y fraude, por las que la fiscalía pide 7 y 2 años de cárcel, y doce de inhabilitación. Los empleados municipales de Jerez han querido transmitir a Pedro Sánchez esta situación, aunque no les ha sido posible tras encontrarse cerrados los accesos a la sede socialista.