Cinco pasos para teñirse el pelo en casa

Ofrecemos un proceso fácil que garantiza el mejor resultado

Teñirse el pelo en casa no es empresa complicada. Y se puede realizar con garantía de éxito. Las dudas siempre asaltan, pero no hay de qué inquietarse. Preguntas como si sabrás hacerlo o si por el contrario todo será un fracaso y el pelo quedará de distintos colores, por no decir descolorido, son frecuentes. El tono puede y debe quedar bien si se siguen los pasos correctos. Pasos que debemos seguir tomando además las precauciones debidas.

Tomemos, pues, buena nota. Primero: Elegir color: Un pelo que no haya sido teñido nunca, con una coloración en casa sólo conseguirá bajar dos tonos de color. Subrayemos esto. Es importante asumir -y recordarlo siempre- que un tinte nunca aclara otro tinte. Ante la duda en este sentido, siempre debes de coger el más claro, ya que nunca podrás bajar el tono en un pelo ya teñido. Si escoges un tono más oscuro, no podrás volverlo más claro, pero sí al contrario. Blanco y en botella.

Segundo: los días previos, ¿qué hacer? Es recomendable lavar el cabello uno o dos días antes de teñirlo para que los aceites naturales le permitan al tinte penetrar mejor en el interior del pelo. No pasemos nunca este proceso por alto. Tercero: el día “D”: Protección. Sí, no queda más remedio: protégete del tinte: Usa toallas a las que no les tengas mucha estima, y aleja todo lo que puedas manchar. Los guantes -claro que sí, los guantes: los que vienen en la caja- están para usarlos, para utilizarlos. Hay que enfundárselos desde el principio del mezclado de productos.

Otro dato importante: antes de ponerse el tinte propiamente dicho ha de aplicarse crema hidratante o vaselina pura alrededor del rostro y cuello (precisamente en las partes donde nace el cabello). ¿Qué se logra con ello? Directamente se evita teñirse la piel. Habrá que poner especial atención detrás de las orejas y en la frente. Y si aún persiste los restos de tinte, pues nada mejor que retirarlos con un algodón empapado en alcohol.

Cuarto: la mezcla: es necesario escoger tintes que tengan bol y pincel. ¿Por qué? Porque ayudará -y asimismo facilitará- a ver las cantidades que añades. Y a mezclar los dos botes que vienen en la caja, el revelador y el amoniaco, en las medidas justas que te indiquen las instrucciones. Siempre es positivo y favorece separarse el pelo por capas. Para ir tiñéndolo todo poco a poco.

¿Cuánto tiempo esperar? El que se indique en las instrucciones. No procede dejarlo más de la cuenta, ya que una vez tu cabello haya cogido el color, no bajará más el tono por estar más tiempo con él puesto. Y quinto: el lavado: en primer lugar, enjuagar tu cabello con agua fría hasta que deje de salir el tinte. Seguidamente se utiliza el suavizante que ha de venir en la caja del tinte para así mantener el color y potenciar el brillo de un modo más o menos duradero. Para que la coloración se fije más a tu pelo, es recomendable que se deje secar al aire libre y no se vuelva a lavar hasta 24 horas más tarde.