Diferencias entre los salarios de nuestros políticos y los de los ciudadanos

Pedro Sánchez percibirá este 2019 unos ingresos de 82.978,56 euros, un 2,25 % más de lo que cobraba Mariano Rajoy

Acabamos de asistir a la investidura de Juanma Moreno y con ella comienza el cambio de ciclo político en Andalucía. Pero hay algo que permanecerá intacto: los atractivos salarios que perciben nuestros políticos. Por ello, hoy vamos a hablar de números. En este artículo, veremos el panorama actual de cuánto perciben nuestros políticos en relación con los ingresos de la ciudadanía. Como cabe esperar, la diferencia es más que considerable.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, percibirá este 2019 unos ingresos de 82.978,56 euros, un 2,25 % más de lo que cobraba Mariano Rajoy el año pasado hasta que tuvo que abandonar su cargo tras salir derrotado en aquella complicada moción de censura. ¿Es mucho o es poco? Hay voces dispares al respecto.

Unos consideran que una baja retribución puede tener consecuencias negativas para la prosperidad al país. El razonamiento sería el siguiente: cuanto menos sueldo se le ofrezca a un líder político, menor capacidad para atraer talento habrá, ya que el candidato estará mejor retribuido y tratado en el sector privado (no todo el mundo está dispuesto a recibir los golpes propios de la arena política). Además, se lograría también reducir la endémica corrupción española al limitar su atractivo. Los que se oponen a los sueldos actuales de nuestros políticos argumentan que no se los merecen a la luz de los pobres resultados que cosechan. En realidad, resulta complicado no compartir en mayor o en menor medida alguna de estas opiniones enfrentadas.

Si lo comparamos con los líderes mundiales mejor pagados de la OCDE, el sueldo de Sánchez no es muy elevado. Los pocos más de 80.000 euros que se embolsa anualmente se antojan una suma modesta en comparación con los 465.195 € que cobra el primer ministro australiano, Scott Morrison, o los 352.518 € que cobra el siempre controvertido presidente estadounidense, Donald Trump. Pero es que incluso el sueldo de Pedro Sánchez es pequeño en comparación con el del décimo puesto de la lista: el primer ministro danés, Lars Løkke Rasmussen, cobra 220.124 €.

Cabe destacar que estos números pueden estar sujetos a variaciones más o menos importantes, ya que los pares de divisas de sus ingresos están sometidos a las fluctuaciones del mercado. Resulta útil en estos casos tener acceso a una cuenta de forex para ver a cuánto están las cotizaciones de las diferentes monedas internacionales. De todos modos, incluso asumiendo estas fluctuaciones cambiarias, Pedro Sánchez no se cuela en el top 10 de líderes políticos mejor pagados de la OCDE.

Ahora bien, el salario medio de España asciende a apenas 23.156 €, 4 veces menos del sueldo que percibe el presidente del gobierno español y 3 veces menos del que cobraba la hasta hoy presidenta andaluza, Susana Díaz (65.090,88 €). En la lista de presidentes autonómicos gana por goleada Quim Torra, quien recibe la friolera de 146.926 €  (6 veces más que el sueldo medio español y bastante más que el propio presidente del Gobierno) en calidad de presidente catalán. Si es que siempre hubo ricos y pobres, hasta en las mismísimas élites.