Cádiz, por todo lo alto en ‘Ahora caigo’ de Antena 3

Pilar Lafuente triunfa en un programa dedicado por entero a la gran fiesta gaditana

Se había creado expectación  a raudales. No sólo entre los gaditanos, sino también igualmente entre los miles de aficionados al Carnaval de la Tacita de Plata que habitan allende Puertas de Tierra. Lo que traducido resulta: los carnavaleros no nacidos en la capital gaditana pero asimismo repartidos por la piel del toro. Ya se sabe que seguidores de la gran fiesta de Cádiz se hallan a todo lo largo y ancho de España.

Sí, tanta expectación como amplias expectativas se habían fraguado en torno al laureado programa de Antena 3 ‘Ahora caigo’. El exitoso formato presentado a las mil maravillas por el versátil Arturo Valls. Un espacio donde la cultura y el divertimento se dan la mano. Donde la simpatía y la interacción forman un todo. Donde el aprendizaje y lo didáctico sustentan el entretenimiento de masas.

Esta temporada el programa ha optado por dedicar cada entrega a una fiesta popular del país. Y este jueves 22 tocaba turno al Carnaval con mayúsculas: es decir: al Carnaval de Cádiz. Un explícito homenaje por todo lo alto para la manifestación cultural más típica de esta muchacha trimilenaria que tantas bondades idiosincrásicas aporta y conserva.

Arranca el programa, antes inclusive de la conexión con el plató, proyectándose imágenes del Carnaval a pie de calle. Colorido y tributo visual. Ilustración musical de ‘Aquellos duros antiguos’ del Tío de la Tiza. Pili, la concursante, como la práctica totalidad de sus oponentes, vienen de Cádiz. No podía ser de otro modo. Disfraces por doquier. Arturo Valls evidencia que ha hincado los codos sobre el carnaval gaditano: no cesa de aportar, fluidamente, datos.

Enseguida se habla del concurso de agrupaciones. Valls a veces confunde la terminología correcta. Y apunta que las agrupaciones “compiten” en lugar de “concursan” o bien que éstas mismas, las agrupaciones, se dividen en “formatos” en lugar de en “modalidades”. Son los dos únicos lapsus que enseguida se les corrigen con cariño y soltura por parte de algunos de los concursantes (oponentes).

Y fue precisamente este natural aditamento, la gracia, el que reinó de principio a fin del programa. Todos los presentes disfrazados, como mandaba la ocasión. Las preguntas, en su noventa por ciento, constituyen un homenaje a la fiesta. Un auténtico impulso publicitario en honor del gran acontecimiento de febrero. Pili, Pilar Lafuente, -disfrazada del coro ‘Cantina las manitas’, que viene de Cádiz y es asesora de publicidad- manda en el centro de la pista. Olé por ella: es una concursante simpática y risueña. Con desparpajo y clase. Representa con fidelidad a la buena gente del lugar.

Los oponentes también de Cádiz capital, excepto alguna honrosa excepción como Mariano, que llega de Barbate. Los disfraces, originales unos y otros no tanto. Ninguno merecedor, eso sí, de la aguja de oro. Quizá -por acercamiento a la realidad cualitativa del genero- los disfraces pudieran haberse aproximado más a la categoría de los mismos durante el concurso del Falla. Dato a tener en cuenta.

Arturo insiste en la creatividad del concurso. Pili -muy aficionada al fútbol- dice, con salero, que si gana dinero… lo invertirá en que sus padres se independicen. Empiezan a caer los oponentes ante Pili: así, sucesivamente, Manu -que dura poco-, Miriam -que asiste vestida de Pepe Mejías-, Dani -más conocido como Tito-, Susana -trabajadora social y chirigotera (de chirigota callejera o ilegal: “La mía se conoce como la chirigota del clan”), el mentado Mariano -procedente de Barbate-, Marina -estudiante de enfermería que fue ninfa-, Rober -arte puro-, Natalia -concejala de Cultura del Ayuntamiento de Conil de la Frontera- y…

Y Pili que avanza hasta conseguir 21.000 euros y poder plantarse y quedarse con la mitad. Es valiente, dice, cuando ve el programa a través de la pequeña pantalla. Pero -¡bien por ella!- se planta y regresa para su Cádiz con 10.500 euros en el bolsillo. ¡Ya regresará para la final que se disputará con todos los ganadores de cada fiesta popular de España! Cádiz, su carnaval, ha quedado por todo lo alto en un programa agradable y musical. Todos los concursantes cantaron algún cuplecito o algún fragmento la mar de gracioso. Es que aquello es Cádiz y en Cádiz hay que… cantar.