La empleada “mata alcaldes” que cuesta más de 120.000 euros a los jerezanos

Los alcaldes Pedro Pacheco y Pilar Sánchez, quienes tuvieron a la encausada por corrupción, Milagros Pérez, en cargos próximos, han acabado en prisión. Mamen Sánchez confía en ella

En una ciudad con una de las tasas más altas de desempleo de toda Europa destaca una empleada municipal imputada por corrupción, y cuyo coste para las arcas municipales superan los 125 mil euros al año. Milagros Pérez ocupa en la actualidad los puestos más importantes dentro del Ayuntamiento de Jerez y más cercanos a la alcaldesa Mamen Sánchez (PSOE). Son los siguientes: el de actual directora del área de Presidencia de la propia Mamen Sánchez, el de directora del Gabinete Jurídico del Ayuntamiento y el de secretaria de varias empresas municipales y del Consejo Social de la Ciudad, acumulando de este modo diferentes funciones por las que cobra diversas retribuciones que se suman a su sueldo.

Curiosamente, los alcaldes que la han mantenido en puestos de relevancia en el Ayuntamiento de Jerez han acabado en prisión. Son los casos del histórico alcalde Pedro Pacheco, y de la alcaldesa Pilar Sánchez (PSOE). La única que se ha salvado es María José García-Pelayo, quien optó por no colocarla en un puesto de especial relevancia y además le bajó el sueldo hasta 70 mil euros, volviendo a cobrar de nuevo una gran cantidad, desproporcionada, con Mamen Sánchez, con un coste para los jerezanos de 125 mil euros. Una cantidad que habría de considerarse abusiva y desmedida en atención a la situación económica del consistorio jerezano.

Con Pedro Pacheco ocupó el cargo de Interventor del Ayuntamiento de manera accidental durante unos 10 años. El desempeño de este puesto tenía naturaleza accidental en tanto en cuanto no debía ocupar dicha plaza de Interventor, responsabilidad que no tiene categoría de Habilitada Nacional, requisito indispensable, siendo su plaza de técnico de Administración General, una categoría que está por debajo de la de Habilitados Nacionales, únicos que pueden ejercer la función interventora.

Se ve que al alcalde no le interesaba que la función la ejerciera un interventor de carrera, debido a la independencia de criterio profesional a la que se deben, y prefirió que una persona sin la categoría suficiente y con un coste astronómico de alrededor de 135.000 al año, y con posibles ‘pagas de beneficios’ a fin de año de unos 2 millones de pesetas, pudiera decir a todo que sí, y pudiera hacer la vista gorda a los desmanes de Pacheco. Coincidió su participación en Intervención con la peor época de ‘Don Pedro’, desde 1995 a 2004, etapa en la que se cometieron, según han confirmado los juzgados, determinadas ilegalidades. Finalmente, el Colegio Profesional de Interventores denunció al Ayuntamiento de Jerez en el Juzgado para cortar la situación irregular al estar esa plaza ocupada por un empleado sin la necesaria habilitación. No deja de ser curioso que el primer Interventor de carrera fuese nombrado por García-Pelayo en diciembre de 2004. Constituyó entonces el primer golpe, el primer revés, que recibía esta empleada municipal.

En lo que respecta al gobierno de Pilar Sánchez, Milagros Pérez ocupó el puesto de Director de Área de la Primera Tenencia de Alcaldía. Escasos años después, la alcaldesa del PSOE fue condenada a cumplir cuatro años y medio de cárcel.

Toda vez María José García-Pelayo ganara las elecciones con mayoría absoluta, Mila Pérez solicitó el puesto de Directora de Presidencia, pero la popular no aceptó la propuesta y la empleada fue nombrada Coordinadora de las Entidades Municipales Dependientes, Sociedades, Fundaciones y Patronatos. En septiembre de 2011 pasó de los 135.000 euros (sueldo más prebendas múltiples, como cobrar también por el GDR-Grupo de Desarrollo Rural) a unos 70/80.000 euros. Entonces, se afilió a la ATMJ y empezó a batallar desde dentro contra la gestión de la alcaldesa popular. Finalmente, se presentó en mayo de 2015 al puesto de Jefa Directora de Contratación, ganando el concurso de méritos, pero no llegó a tomar posesión puesto que Mamen Sánchez la nombró Directora de Presidencia.

Se habla desde dentro del Ayuntamiento que Pérez es quien manda realmente, desempeñando Mamen Sánchez y Laura Álvarez papeles de ‘simples monigotes’ a las órdenes dictadas por la encausada por corrupción. No en vano, les ha hecho publicar en redes sociales una nómina cómo alcaldesa sin venir a cuento, cuando el sueldo que se discutía en Jerez era el suyo, documento que no se atreven a presentar puesto que desde dentro del Ayuntamiento se habla que incluso podría ser mayor al que se había informado. Incluso ha paralizado durante dos días el consistorio llevando al Juzgado esta semana a todo el equipo de Gobierno Local, tras demandar a dos medios de comunicación por primera vez en democracia en la ciudad por publicar sendos comunicados de un sindicato con mayoría de representación municipal en los que se discute su salario, y así como que pueda ocupar tantos puestos de relevancia a la vez.

Si todo sigue el transcurso habitual, la actual alcaldesa por el apoyo expreso de Ganemos (Podemos) e Izquierda Unida, Mamen Sánchez, podría seguir el mismo camino que Pedro Pacheco y Pilar Sánchez, puesto que ya se estudian presuntas ilegalidades durante su gobierno, como son la acumulación de puestos de personal y las múltiples contrataciones menores a dedo (saltándose la cantidad máxima que indica la Ley).

Nada contenta la ambición monetaria y cuota de poder en una persona que sigue ocupando puestos de relevancia en el consistorio jerezano, a pesar de estar imputada por prevaricación, y es que la Fiscalía pide siete años de cárcel y doce de inhabilitación para Milagros Pérez por prevaricación, falsedad cometida por funcionario público y fraude a las administraciones públicas, en el caso de las contrataciones fraudulentas que se realizaron en 2004 para promocionar Jerez en Madrid durante la Feria Internacional de Turismo (Fitur).

El hecho de que la empleada municipal que acumula más puestos relevantes en el Ayuntamiento de Jerez que gobierna Mamen Sánchez esté acusada e imputada por prevaricación, falsedad y fraude, y siga aún así manteniendo labores de gran relevancia en el consistorio, es un hecho a todas luces, sorprendente. Por decirlo de un modo suave.

¿Es lógico que una persona acusada de corrupción por prevaricación y fraude siga manteniendo cargos importantes en el Ayuntamiento? ¿Es aceptable que además se reúna con altos cargos de medios de comunicación que curiosamente reciben grandes cantidades en contrataciones también a dedo? ¿Es admisible que con tal currículum tenga paradójicamente el más alto salario de un Ayuntamiento endeudado hasta la extenuación?

Con esta señora ocupando altos cargos ya hay dos alcaldes en prisión pero… se sigue confiando en su gestión. Mamen Sánchez puede ser la tercera. La ambición rompe el saco. Pero en el caso que nos ocupa también tumba ediles. En definitiva, esta es la historia: Mila Pérez, la “mata alcaldes” que cuesta más de 125 mil euros a los jerezanos que pagan religiosamente sus impuestos.