“Queremos que la entrada en la profesión del abogado joven sea más fácil y amena”

El letrado gaditano Andrés Carreño opta a secretario de la Confederación Española de Abogados Jóvenes

Andrés Carreño del Pino, abogado gaditano de 31 años, es integrante de la candidatura ‘Juntos por CEAJ’, una de la dos que el próximo 14 de diciembre se postula para dirigir la Confederación Española de Abogados Jóvenes. Recientemente casado y titular de su propio despacho, Carreño comparte su visión y reflexiones sobre la situación de los abogados jóvenes con ElMIRA.es en esta entrevista.

¿Cómo surge el integrarse en la candidatura para dirigir la CEAJ?

Cuando el equipo en el que me integré para dirigir la Agrupación de Abogados Jóvenes de Cádiz, empezamos a movernos para que nuestra ciudad tuviera más representación a otros niveles. Ya estábamos haciendo muchas cosas a nivel local y regional, pero queríamos dar un paso más. De este modo, llegamos a la Confederación y aprovechando que había unas elecciones este año, pues en congresos y reuniones nos propusieron formar parte de un nuevo grupo de trabajo que se estaba conformando desde cero con gente como nosotros, novata, pero que podíamos aportar una visión más fresca. También gente veterana que podía aportar su experiencia. De ahí ha surgido la candidatura ‘Juntos por CEAJ’ de la que formo parte como aspirante a secretario.

Hable de la candidatura en sí, tanto de las personas como del programa.

Somos nueve integrantes: presidente, vicepresidente, secretario y tesorero más cinco vocales. Yo soy el aspirante a secretario. Cada uno somos de un punto de España, pertenecemos a diferentes Agrupaciones de Abogados Jóvenes, unos con cargos otros no, en mi caso, yo soy ya el secretario de la Agrupación de Cádiz.

Ninguno de nuestros integrantes ha estado antes dirigiendo la CEAJ, somos todos nuevos. Hay gente de Ávila, Toledo, Baleares, Canarias, La Rioja, Valencia, Alicante… Entre los nueve integrantes buscamos los distintos puntos de vista del conjunto de los abogados jóvenes: desde el recién llegado a la profesión a los que tienen ya cierto bagaje y experiencia, ya sea en el ejercicio de la abogacía como en la abogacía institucional.

Somos personas como quien dice que acaban de llegar, tenemos inquietudes y hemos sufrido ciertos problemas que queremos intentar que los compañeros que vienen detrás no tengan que soportarlos, o por lo menos, que si los tienen que soportar, les sea más fácil y liviano.

¿Cómo ven sus posibilidades de ganar el 14 de diciembre, están haciendo campaña?

Ciertamente todo se reduce a la política y en estos casos también hacemos campañas. Quizás no todo lo llamativas que son las campañas de los políticos, porque nosotros tenemos otros medios no tan llamativos, pero se hace campaña, se buscan apoyos en las agrupaciones y federaciones. Lo que hemos querido primar es que la competencia con la otra candidatura, que es perfectamente válida, que sea sana, que defendamos nuestros programas sin trifulcas ni malos rollos, que gane el mejor.

Nuestro programa engloba todas las problemáticas que se encuentra un abogado joven. No son sólo títulos, sino tiene desarrollo y soluciones. Y ese rigor y renovación en las formas de pensar se ve reflejado en el trabajo realizado y en la elección de las personas. Al contrario de lo que suele hacerse, primeros realizamos el programa con rigor y luego elegimos a las personas. Creo que esto puede conseguir que tengamos apoyo suficiente y que logremos ganar. Intentamos vender nuestro programa y nuestro equipo por encima de los candidatos.

Lo ideal para llevar a cabo nuestro programa es que los nueve integrantes resultemos elegidos. Las elecciones son de listas abiertas, democracia pura y dura, y puede salir la mitad de una y de otra o cualquier combinación. Nosotros defendemos que la votación a lista abierta en nuestro caso no es práctica por muy democrática que sea. Cuando se forma una candidatura de esta forma se corre el riesgo de romper un grupo de trabajo con un programa. Cuando llegan otros integrantes se pueden desmontar los programas de unos y otros. Pero bueno, es democracia al final. Esto obliga a buscar consensos, aunque siempre es complicado incluso con gente de confianza. En este caso, creemos que lo ideal es un equipo cerrado.

Las Agrupaciones de Abogados Jóvenes, incluso las federaciones y la Confederación, son algo un poco desconocidos, ¿puede hablar un poco de su trabajo y finalidad?

En los primeros casos son Agrupaciones que dependen de los colegios. Casi todos tienen su agrupación. En algunos casos estas agrupaciones se convierten en asociaciones, de hecho en Cádiz estamos trabajando en ello, con lo que se cobra cierta independencia del colegio, sobre todo en temas económicos y de financiación. Se trata de agrupar al mayor número de abogados jóvenes, en el caso de Cádiz el requisito es máximo de 38 años con la salvedad para personas que han obtenido la titulación más mayores, un máximo de cuatro años de ejercicio.

Se fomenta la unión del abogado joven con el colegio, sobre todo algo muy importante, la formación. También se trata de que los jóvenes abogados nos conozcamos en una profesión donde hay mucha gente mayor, que nos podamos ayudar, y hagamos convivencias y reuniones para establecer contacto y relaciones con otros compañeros. Fomentar la unión. En nuestras reuniones, eventos e incluso fiestas invitamos a jueces, fiscales, funcionarios de la administración e incluso compañeros más veteranos. Al final es integrar a los compañeros más jóvenes en la vida colegial.

Luego está la Federación Andaluza que nos engloba a las Agrupaciones y su finalidad es tener representación de abogados jóvenes en el Consejo Andaluz de la Abogacía.

¿Cómo afronta Andrés Carreño este nuevo reto?

Los nueve que integramos la candidatura estamos con una ilusión tremenda, desplazándonos mucho, todo pagado desde nuestros bolsillos y con unas ganas locas de trabajar nuestro programa. No estamos asustados pero somos conscientes de la mochila que esto conlleva, un trabajo muy importante. Hay que dividir muy bien tu tiempo

Eso, ¿cómo se compagina el ejercicio de la Abogacía con la Abogacía Institucional?

Imagino que con mucha organización, utilizando mucho el concepto de equipo, que no somos individuales, somos equipo. Si yo que vivo en Cádiz y hay un acto de representación, los compañeros de Toledo, Valencia o Ávila no tienen por qué desplazarse. Optimizamos tiempo y recursos, aun así es un sacrificio importante, pero con mucha organización y optimización.

Para terminar…

En definitiva, trabajar por todos los jóvenes abogados, que todos puedan comenzar y continuar la profesión, que no es nada fácil para nadie, pero que el joven al carecer de experiencia no afronta las cosas como el mayor y más veterano. Un joven abogado que aterriza en la profesión se encuentra muchos problemas: los falsos autónomos, Lex Net y temas telemáticos, el turno de oficio, son temas que un abogado veterano los calza de otra manera, pero un recién llegado se viene abajo. Pretendemos dar todo el apoyo a los jóvenes de forma institucional y personal, mediante acuerdos con entidades para que le sea más fácil y amena la entrada en la profesión, que no se venga abajo, al revés, que dentro de unos años no seamos casi 50.000 abogados pequeños, sino 50.000 compañeros experimentados.