La Fundación Dalí desenmascara a ‘La casa de papel’

La serie televisiva ha utilizado, sin permiso, la imagen del célebre pintor

La Fundación Gala-Dalí ha ha hecho valer sus “derechos inmateriales derivados de la obra y de la persona” del pintor ante el uso que se hace de su imagen, a través de una máscara, en la serie televisiva ‘La casa de papel’. Una imagen que no ha gustado en absoluto a la realidad de la Fundación Gala-Dalí. Por la libre utilización y por el contexto ficcional. Porque no se han cumplido los requisitos de imagen necesarios.

Según fuentes de la institución que “fomenta, protege y defiende el legado del artista” y que fue creada por este en 1983 para que desarrollase este cometido, “cualquier persona que quiera ejercitar o explotar alguno de estos derechos” debe contar con su autorización previa. En ‘La casa de papel’, serie galardonada con un premio Emmy Internacional y que, después de su estreno en Antena 3, fue adquirida por la plataforma Netflix, una banda de atracadores se oculta tras una máscara que caricaturiza el rostro de Salvador Dalí. Un detalle que bien debían haber cuidado desde la producción.

El éxito de la producción, la de habla no inglesa más vista en la historia de Netflix, ha alertado a la Fundación Dalí, que recuerda que, si tiene conocimiento de que sus derechos se han vulnerado, intenta siempre “reconducir la situación”. El asunto es delicado. Y puntilloso. Así los casos, en todos los casos exige de todos modos “que se regularicen los usos no autorizados”, sin que se precisen por el momento las acciones que se emprenderán.

El asunto ha dado mucho que hablar. Los responsables de la exitosa ficción aseguran que se plantearon pedir permiso pero que finalmente no lo hicieron ya que la máscara no es un retrato de Dalí sino una caricatura de sus rasgos. Puede ser comprensible. La polémica por los derechos llega el día en que se cumplen 30 años del aniversario del fallecimiento de Salvador Dalí, al que el ayuntamiento de Figueres, como es bien sabido, ha rendido hoy un homenaje ante su cripta en el Teatro-Museo de esta localidad gerundense en la que nació el pintor surrealista.