Y Cervera rectificó

El cambio de sistema con la presencia de dos delanteros ha revitalizado a un Cádiz que ya merodea los puestos de play-off

Primeros minutos de partido en el Anxo Carro y gol de Lugo. En aquel momento, nadie o casi nadie apostaba por la continuidad de un Álvaro Cervera que vivía sus horas más bajas al frente del Cádiz.

Sin embargo, la plantilla tiró del carro -aquel día especialmente Manu Vallejo- y no solo se consiguió nivelar la balanza, sino que incluso Jairo ponía el 1-2 en los compases finales y rompía con una sequía de victorias fuera de casa que ya rozaba lo dramático.

De momento, el técnico salvaba la cabeza y tocaba refrendarlo en casa ante el Elche. Pero un despiste en los primeros minutos propició que los ilicitanos se adelantaran en el marcador y conservaran la ventaja hasta el descanso.

Fue en ese momento donde Cervera decidió dar entrada a Lekic y apostar por dos delanteros para tratar de darle la vuelta al tanteador. El final no hace falta casi ni recordarlo, una segunda parte para enmarcar con un 5-1 contundente que sellaba el tan manido punto de inflexión.

Se abría el debate sobre la alineación en casa frente al Reus y el preparador cadista volvió a apostar por los puntos. El resultado, un encuentro plácido dominado de principio a fin y en el que los catalanes apenas visitaron el área de Cifuentes.

Como lo bueno mejor no tocarlo, en Córdoba se apostó por el mismo sistema. Bien es cierto que el juego no fue el mejor pero la suerte, a veces esquiva, se alió con el submarino amarillo que sentenció el choque en los instantes finales.

Y llegada Las Palmas, un recién descendido con el peligro que eso conlleva. Cervera decidía mantener esa vocación más ofensiva y, de nuevo, triunfo holgado y sin pasar apenas apuros ante un rival de envergadura.

En el fútbol está claro que los resultados son los que ponen y quitan entrenadores. En este caso, Álvaro Cervera ha encontrado el revulsivo en el cambio de sistema y los números vienen a respaldar su decisión.

Como dato añadir que, precisamente, desde que optó por esa variante, Manu Vallejo ha sido desplazado de la banda y ha tenido mucha más presencia en ataque y viene contando sus últimos encuentros por diana.

Jugar a entrenador resulta complicado y mucho más osado cuestionar el rendimiento de Cervera al frente del banquillo cadista. Pero lo ocurrido en las últimas jornadas ha venido a a dar la razón a los que apostaban por una mayor proyección ofensiva en el once.