Tras Chabelita, llegan ahora Fernando Tejero, Jesús Calleja y Niña Pastori

Tras un ‘Deluxe’ descafeinado, este domingo Toñi Moreno y Risto Mejide proponen invitados de primera

La televisión es una cuadratura de nombres propios. Algunos abusan de la cámara. Del colorín. Las presuntas infidelidades de Chabelita Pantoja estaban encima del tapete. Hasta dos deslices mientras su novio, Alberto Isla, permanece en la ídem de ‘Supervivientes’. Sobre cuánto hay de verdad o de bulo (interesado) en ello cada cual ha sacado sus propias conclusiones. Aunque a veces no se puede negar la mayor.

El vídeo de su coqueteo –¡esa actitud demasiado cariñosa!- en la Feria de Sevilla ha levantado todas las sospechas. Buscando el coqueteo íntimo hasta acabar en volandas -por el aire- de otro don Juan. Y el personal se ha hecho lenguas. Uno la cogió en brazos, como un trofeo de inmediata conquista. El otro la susurraba al oído:  bailando muy acaramelados: se trata un amigo de su hermano. Éste, el aludido, y su entorno procuran desmarcarse del escándalo.

‘Sálvame Deluxe’ la trajo al plató, este pasado sábado, como invitada estrella de la noche. Se mostró con un temperamento sereno y conciliador. Nada incendiario. Natural al punto. Gana mucho en las distancias cortas. Y, como suele ser habitual en ella, fue generosa en la entrevista.  “El de la Feria -dijo- es un amigo en común que tenemos mis amigas y yo desde hace un año y medio. Grabar dentro de una caseta es grave. Bailé con más amigos, no sólo con este chico”.

¿Hubo un pico o no lo hubo? ¿Es más cariñosa con sus amigos que con sus novios? No lo aclara. Los incisivos periodistas pretenden acorralarla para que salte una prueba concluyente. Pero las imágenes son evidentes.

Chabelita espera que Alberto Isla confíe en ella. Porque celoso es a rabiar. “Tengo mucha ilusión por mi boda con Alberto. Seguramente será en Sevilla o en Cádiz”. Una boda que traerá cola en función de los posibles invitados -enfrentados entre ellos-. “Yo voy a invitar a todos a mi boda, pero habrá personas que seguro no vendrán

La coincidencia de Dulce e Isabel Pantoja puede hacer saltar chispas. Ninguna querrá perderse un día tan especial de su “niña”. Aún resta un año, no obstante, para este evento. Y ya las cábalas se suceden.

Chabelita se sabe soñadora. Y espera que nadie haga ascos a su invitación por razones de enfrentamientos colaterales. Pero la patología del ser humano aboga siempre por la primacía del yo. Y el ideal nupcial podrá triturar las expectativas de la novia. Si es que el enlace llega a producirse. Porque en vista de lo visto…

De otro lado el exitoso programa ‘Viva la vida’, conducido por Toñi Moreno, ha preparado un programa especial para este domingo 29. Toñi está consiguiendo la doble pirueta del más difícil todavía. Porque lleva al plató a invitados no asiduos -no manidos, no repetidos- que además se caracterizan por su notabilidad profesional. Nada de estómagos agradecidos que cobraron fama a través del coladero del famoseo de baja estofa. Evitemos ahora la acuñación del plastificado periodismo rosa.

Dos invitados destacan para este domingo: Niña Pastori y Fernando Tejero. Ambos pasaron ya por el programa doméstico -hogareño- de Bertín Osborne. Lo cortés no quita lo valiente. Hablan quienes pueden.

Fernando Tejero es un actor hecho a sí mismo. Nadie le regaló ni una mera recomendación siquiera. Y con cachivaches durante el avance de su trayectoria. Una actor que se ha ido reinventando por mor del registro camaleónico de sus diferentes personajes.

De Niña Pastori no precisamos añadir ni un apóstrofe. Hablamos de una voz todopoderosa. Que embruja y que encandila. Y que rompe la pana de todos los cánones. Humilde como la madre que la parió. Y simpática como la cuna que la trajo al mundo.

Del mejor sur de entre los posibles. Niña Pastori es sinónimo de éxito. Y de pasión vocacional por su arte inigualable. Ella, un collage de virtuosismos, añade bondad y nobleza al renombre que ha sabido labrarse.

Ya por la noche de este domingo 29 asistiremos, en Cuatro, al arranque de la nueva temporada de ‘Chester’. Risto Mejide frente a los entrevistados. Un diálogo íntimo sin pelos en la lengua. Confesionario tan privado como público.

Los invitados son seres impares. Por honestos y hondamente sinceros El aventurero Jesús Calleja y el patinador Javier Fernández. Los entrecomillados se prometen enriquecedores. Calidad humana sobre los cojines de la franqueza más desnuda.