España va muy mal

“Cuya única preocupación es mantenerse en el poder sea como sea, al precio que sea y utilizando para ello los trucos y trampas que sean”

En estos cuantos meses de ausencia, he debido convertirme en el mayor pesimista que pisa suelo patrio. Pero estoy convencido de que España va muy mal. Nunca fui unas castañuelas, aunque a estas alturas del año me quedan pocas ganas para exteriorizar un inexistente entusiasmo.

Mi agorera visión de España se acrecienta cada vez que abro un periódico, escucho alguna emisora de radio o veo algún informativo en televisión, situación que llega a ser grave según la cadena de que se trate. Qué decirles de las redes sociales, el mayor ejemplo virtual del guerracivilismo al que algunas camarillas políticas nos quieren instalar para siempre.

Ahora resulta que si opinas en twitter, eres un facha recalcitrante porque no piensas igual que el presidente del Gobierno, que su partido o que los palmeros de Podemos, cuya misión vital es creerse que gobiernan, porque de verdad lo hacen. Y, qué quieren que les diga, un partido que es capaz de decir una cosa y la contraria al mismo tiempo no puede tener mi confianza. Menos aún cuando ese grupejo influye, y mucho, en un partido, el Socialista, que lo ha sido todo en España y que ahora es nada con presidente del gobierno.

España va muy mal, y no lo digo por los presupuestos, la subida de las cotizaciones, el IRPF, el encarecimiento del gasoil, ni por los viajes de Pedro Sánchez en aviones de lujo, o por la tourné de Pablo Iglesias investido de no sé muy bien qué practicando un particular besamanos a los líderes independentistas. España va mal porque el Gobierno no genera confianza en la ciudadanía, a pesar de los sondeos muy cocinados del CIS y de la manipulación informativa de los telediarios o la Sexta.

Les confieso que prefiero mil veces aquella etapa en la que desde el gobierno y de forma machacona se repetía una y otra vez aquello de que ‘España va bien’, a pesar de que el protagonista de aquel mantra, José María Aznar, no es a día de hoy santo de mi devoción. Por aquel entonces, España iba bien además porque la izquierda del PSOE e Izquierda Unida era corresponsable con este país, sus gentes y sus problemas. Justo lo contrario que hacen ahora, cuya única preocupación es mantenerse en el poder sea como sea, al precio que sea y utilizando para ello los trucos y trampas que sean. Lo dicho, España va muy mal.