Alfonso Merlos: “La posverdad es un riesgo para las sociedades democráticas”

El reconocido presentador, tertuliano y consultor, visita Jerez para hablar sobre comunicación en la era de la posverdad

Alfonso Merlos: “Sin estabilidad no hay seguridad, sin seguridad no hay confianza, sin confianza no hay crecimiento”

Periodista de raza. De contrastes. De rigor. Con conocimiento de causa. Con capacidad  analítica. Siempre al filo de la noticia. Se trata, a no dudarlo, de uno de los comunicadores más influyentes del país.

Alfonso Merlos en la Calle Larga de Jerez | elMIRA.es

En televisión mantiene intacta la atención de la audiencia. Cultiva la ética de la deontología periodística. Siembra siempre: titulares, calidad de párrafo, oratoria al punto.

Ha visitado Jerez para ocupar la tribuna de oradores de la Real Academia de San Dionisio. Abordando las relaciones entre política y comunicación en la era de la posverdad. Alfonso ha concedido a El Mira una entrevista henchida de testimonios…

Alfonso, ¿por qué te hiciste periodista?

Mi sueño siempre fue jugar en primera división, en el Real Murcia, en cuyas bases milité, y por supuesto en el Real Madrid. Mi pasión por el fútbol y el deporte derivaron en pasión, como adolescente, por el periodismo deportivo. Tiempos de SúperGarcía. Decido hacerme periodista, por tanto, de manera fortuita. Pero fue una bendición.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos en el periodismo?

Fueron en el Diario El Mundo, en el suplemento El Magazine de fin de semana, y posteriormente en la sección de cierre, donde se revisaban todas las informaciones del periódico, una etapa en la cual terminábamos nuestra jornada en torno a las tres de la madrugada.

¿Cómo reaccionas ante las críticas que te llegan a través de las redes sociales por defender tus ideales?

De una manera muy simple, directa y clara. Cuando las críticas son groseras, o cuando se trata de ataques personales, bloqueando al usuario, en cambio, cuando son críticas que carecen del menor sentido, ignorándolas. Cuando se trata de críticas con un punto de motivación, sin ninguna duda reflexiono sobre ellas. Las críticas motivadas ayudan a ser mejor profesional.

¿Qué plataforma de comunicación te parece más atractiva, la televisión, la radio, la prensa escrita o la digital? ¿Y puedes decirnos, según tu criterio, el orden en el que evalúas su importancia en torno a la repercusión de cada uno de ellos?

En mi opinión, todas las plataformas de comunicación mencionadas son complementarias, es más, es muy difícil separar la televisión de lo digital, la radio de la digital, o la prensa escrita de lo digital. Vivimos dentro del periodismo, y dentro en la globalidad de la comunicación, en un mundo absolutamente digital.

En relación al orden, considero que el gran creador de corrientes de opinión sigue siendo hoy en día la televisión, a pesar de los formatos de pago, de los nuevos canales de TDT, y por tanto de la fragmentación de las audiencias, la televisión es el medio más caliente, más potente y que sigue marcando la agenda en muchos aspectos de la actualidad, y sobre todo de la actualidad política.

¿Cuál es tu objetivo cada vez que te colocas frente a las cámaras de TV?

Contar la verdad, ser auténtico, ser crítico, ser independiente, e insisto, ser tremendamente veraz. Y contar lo que cuento con todos los procesos de verificación y comprobación absolutamente trabajados.

Alfonso Merlos durante su ponencia en la Real Academia de San Dionisio en Jerez – Por Christian Cantizano

A tu juicio, ¿cuáles son las principales consecuencias negativas de la implantación de la posverdad?

La principal consecuencia negativa es que cualquier relato, cualquier narrativa, independientemente a que se oponga a los datos y a la realidad constatada, puede aplastar los hechos, los datos y la realidad sí constatada. Y esto es un retroceso. Es un riesgo para las sociedades democráticas.

¿Con la posverdad ya no hay rumores falsos, porque todo sirve para obturar la realidad?

Es verdad que con la posverdad los rumores cobran más peso, los bulos y la propaganda. El relato acerca de la verdad de las cosas, es un relato que se abre paso de forma muchísimo más complicada y difícil. En ocasiones, la realidad termina siendo tergiversada y la verdad acaba siendo estrangulada.

De izq a der: José Manuel Anelo, gerente de Bodegas Álvaro Domecq, Marisa Páramo, periodista, Alfonso Merlos, periodista, Marco A. Velo, miembro de la Real Academia San Dionisio, y Jaime Núñez, CEO de MIRA Comunicación, en la visita a Bodegas Álvaro Domecq

¿Cómo puede el ciudadano diferenciar la verdad de la posverdad? ¿Existe una fórmula infalible al respecto?

El ciudadano, se dedique a trabajar en una agencia de seguros, o sea dentista, o sea maestro, o sea albañil o ingeniero, no tiene tiempo de hacer lo que hacemos los periodistas, que es separar el grano de la paja, separar la mercancía de calidad de la mercancía averiada. Por lo tanto, el ciudadano, en el contexto de la posverdad queda más indefenso. Por su parte, la figura del periodista, como guardabarreras, se hace más importante, y su criterio llega a ser más fundamental que el que podía ser hace unos años.

¿El público se ha conformado ya con este sistema de comunicación donde todos opinan de todo y lo publican y además nadie contrasta nada?

El público ni se ha conformado ni ha dejado de conformarse, el público se encuentra ante una nueva realidad en la que puede no solo escuchar, sino que puede producir contenidos, y además distribuir esos contenidos con la misma capacidad, a través de las nuevas tecnologías, con la que puede hacerlo un periodista o un medio de comunicación.

Es verdad que hay una democratización de las comunicaciones, pero también es cierto que se ha rebajado la calidad de las mismas. Se ha introducido mucho ruido y material tóxico en el discurso.

Alfonso Merlos y Marisa Páramo en la calle Larga de Jerez

¿Qué opinión le merece la aparición del periodista en sí mismo, es decir, del periodista influyente sin empresa?

El fenómeno de los influencers está sobre dimensionado, creo sin ningún género de dudas que ya sea en redes como Instagram, o canales como Youtube, se está viviendo una burbuja, y se vivirá el pinchazo de la misma. No lo sé si va a ser en dos años, en cuatro o en ocho, pero estamos en general ante una cultura que prima de una manera espectacular al show, y queda en detrimento el propio valor que tiene el contenido.

¿Qué es lo que más te gusta de Jerez y de la provincia de Cádiz?

Me gustan muchas cosas. Me gusta la Sierra, me gustan los toros, las extraordinarias bodegas de Jerez con sus excelentes vinos, me gustan las playas y me gustan sus gentes. Soy un apasionado de Andalucía y por supuesto, soy un apasionado de la provincia de Cádiz.

Alfonso Merlos, junto a su mujer, la también periodista Marisa Páramo, firma una bota de vino en la Bodega Álvaro Domecq

En estos tiempos de continuos escándalos en el ámbito político, ¿cuál es tu deseo o previsión del futuro cercano a nivel nacional?

Mi previsión no coincide con mi deseo. Mi deseo es que pudiésemos tener en el ámbito político, en el ámbito institucional, estabilidad. Sin estabilidad no hay seguridad, sin seguridad no hay confianza, sin confianza no hay crecimiento. Tanto económicos, como de otra naturaleza. Eso no lo vamos a tener. Creo que por el contrario, estamos en un futuro cercano de incertidumbre, de muchas trampas, y en el que probablemente la calidad de nuestro clima político va a descender, y vamos a vivir los ciudadanos con una calidad peor. Tendremos los ciudadanos que revertir esta situación, y estoy seguro que así será, pero no en el corto plazo, seguramente sí en el medio plazo.