A conquistar esa Romareda de sabor agridulce

El Cádiz regresa a ese estadio que tantas alegrías le ha dado y donde José Mari cayó gravemente lesionado la pasada temporada

La Romareda, un escenario con sabor agridulce para el cadismo. En ese vetusto estadio maño se han conseguido buenos resultados, sin embargo también es inevitable no acordarse de la lesión de José Mari, contratiempo que tuvo nefastas consecuencias la pasada temporada.

Precisamente, el cruel destino ha querido que el roteño no entre en la lista de convocados, unas molestias le han impedido regresar a ese lugar donde una terrible entrada privó a los amarillos de sus servicios durante toda la segunda vuelta de la pasada campaña.

Al margen de su concurso, el encuentro de hoy viernes día 30 de noviembre a las 21:00 horas puede proporcionar una alegría de las gordas también, ya que una victoria situaría a los de Cervera en puestos de play-off, a la espera de lo que haga el Mallorca en su partido de este fin de semana.

Salvo la baja de José Marí -afortunadamente es una de las posiciones con mejores efectivos-, el técnico cadista parece haber encontrado el bloque sólido que le ha permitido ir encadenando buenos resultados y meterse de lleno en la pelea por los puestos punteros de la tabla.

Y eso tiene su reflejo también en una lista en la que apenas hay novedades con respecto a la pasada convocatoria. De hecho, entra Perea en lugar de José Mari porque lo bueno si funciona para que tocarlo.

Respecto al once inicial, las últimas declaraciones de Cervera ofrecen algo más de dudas. Sus manifestaciones respecto a la forma de encarar los partidos en función de los rivales abren la duda a si mantendrá la apuesta por los dos delanteros.

En caso de mantener esa determinación de las jornadas recientes, el equipo que salte al césped de La Romareda será el de las últimas semanas con la previsible entrada de Álex Fernández (el gran sacrificado con el nuevo sistema) por José Mari.

Pero si dudas ha podido dejar Cervera con sus declaraciones, más interrogantes son los que ofrece un Zaragoza que sigue sin encontrar la brújula que le permita reengancharse al obligado objetivo de retornar a la Liga Santander.