lunes 29/11/21

El ciervo "decapitado" que se ha viralizado era una gama con la cabeza sumergida

"Hay que ser malo y más que perro para hacer este crimen, esto no tiene perdón de Dios"

Agentes de Medio Ambiente sacan al animal del arroyo y comprueban que se trata de una gama con la cabeza sumergida

Un senderista ha denunciado la situación vivida el domingo tras pasear por uno de los caminos homologados en el Parque Natural de los Alcornocales, concretamente en el sendero de las Mariposas, en Castellar de la Frontera: "ciervos decapitados y tirados a un arroyo".

Francisco Vega, guía senderista de Jimena de la Frontera, ha realizado en Facebook una publicación que se ha viralizado en muy pocas horas: "¿Hasta dónde vamos a llegar por Dios? Esto es de vergüenza, y sobre todo de maldad hacia nuestra fauna en el Parque Natural de los Alcornocales. Hay que ser malo y más que perro para hacer este crimen, esto no tiene perdón de Dios. Este es el horroroso regalo que nos encontramos por un sendero homologado,... cervatillos con la cabeza cortada y tirada al río. Criminales, no tenéis perdón de Dios".

Tras la publicación de la noticia, desde el Parque Natural, Agentes de Medio Ambiente acudieron al lugar ubicado en Castellar de la Frontera manifestando que se encontraba un ciervo muerto en un curso de agua, pero que no estaba decapitado, sino con la cabeza sumergida en el agua. Tras llevar su cuerpo a tierra se ha comprobado que finalmente se trataba de una gama en estado de descomposición, y que no presentaba agujeros de disparos, por lo que podría descartarse la muerte por motivos de caza humana. En estos momentos se está investigando la causa de la muerte, pero se descarta que sea por impacto de arma de fuego. Durante la tarde del lunes se ha retirado  gracias a la colaboración de la finca La Almoraima.

El parque natural pertenece a la provincia de Cádiz y sólo una parte es de la provincia de Málaga, con territorio de 17 municipios diferentes: Alcalá de los Gazules, Algar, Algeciras, Arcos de la Frontera, Benalup-Casas Viejas, Benaocaz, Castellar de la Frontera, El Bosque, Jerez de la Frontera, Jimena de la Frontera, Los Barrios, Medina Sidonia, Prado del Rey, San José del Valle, Tarifa, Ubrique y Cortes de la Frontera.

Estos animales toman protagonismo en el parque en pleno otoño, con uno de los espectáculos más estremecedores del parque natural de los Alcornocales. Los ciervos –más conocidos en la zona como venados- cuentan en Los Alcornocales con una población de en torno a los 35.000 ejemplares que, cuando acaba el verano, se baten en una lucha sin cuartel por cubrir a las hembras.

La berrea comienza con los bramidos y continúa durante varios días con la batalla en la que chocan sus astas hasta quedar exhaustos. El sonido envuelve el corazón del parque y sus ecos se escuchan en varios kilómetros, especialmente al amanecer y también cuando cae la tarde. Este fenómeno natural dura cerca de un mes, suele empezar en septiembre -según el clima- y se prolonga hasta bien entrado el mes de octubre o de noviembre.

Además de los ciervos, la riqueza faunística del parque es extremeadamente importante por cantidad y diversidad. Los Alcornocales es un verdadero paraíso para las aves, destacando las aves planeadoras: cigüeñas, milanos, halcón abejero, águila calzada y culebrera, buitres, alimoches, el pico picapinos, el trepador azul, el mito, el carbonero común, el pinzón vulgar, entre otras muchas. Entre los mamíferos se pueden llegar a ver meloncillos, ginetas, nutrias, turones, gato montés, comadrejas, cabra montés y corzos. Además, es posible que existan algunos ejemplares de línces en los bosques más recónditos, lejos de la presencia humana.

El ciervo "decapitado" que se ha hecho viral era una gama con la cabeza sumergida