viernes 20/5/22

Denuncia una falsa violación para ocultar una infidelidad

La mujer ha sido detenida por inventar una agresión sexual grupal

Hay quienes se aprovechan para mal de los conceptos ‘manada’ y ‘violación’. Con la justicia no se juega. Y con la verdad, menos aún. La Policía Nacional acaba de detener a una mujer que denunció en junio una ahora comprobada falsa violación grupal y que literalmente “había sido raptada por simulación de delitos en Málaga”. Una mujer que denuncia una falsa violación grupal, así de grave y asimismo así de descarado.

La realidad había sido muy otra. La realidad era diferente. Porque, tras cinco  meses de investigación, los agentes han concluido que dicha mujer se lo había inventado todo. ¿Con qué intención? Ocultar una relación  sexual con su vecino. Así de sorprendente y así de repulsivo. La denunciante -que ahora ya se encuentra detenida- narró explícitamente a la Policía que un coche se había detenido junto a ella cuando se encontraba sentada en una parada de autobús de Málaga capital. Y…

Y, según su primer relato, su versión primigenia, cuatro desconocidos la obligaron por la fuerza -violentamente- a subirse al vehículo y la llevaron casi en volandas a una casa de la que sólo recordaba el portón verde. Y fue allí, enteramente allí, donde se cometió la supuesta agresión sexual. Y, tras ella, los supuestos violadores la condujeron de vuelta a la parada de autobús de donde le habían secuestrado. Todo muy calculado.

Pero las mentiras tienen las patas muy cortas. Los investigadores de la Unidad de Familia y Atención a la Mujer (UFAM) de la Policía Nacional comenzaron a investigar los hechos. Con ejemplar profesionalidad. Tras cinco meses de trabajo el caso ha dado un giro de 180 grados, un giro copernicano: los agentes han concluido que lo que realmente ocurrió esa noche es que la mujer discutió con su pareja, se marchó abruptamente de casa y acto seguido mantuvo relaciones sexuales con su vecino, quien a su vez reconoció a la Policía los hechos pero defendió que habían sido relaciones consentidas.

Las pruebas eran concluyentes. La conclusión final de los investigadores es que la mujer fingió –con un descaro pasmoso- su propio secuestro y una violación grupal para de este modo ocultar a su pareja una infidelidad con su vecino. Por este hecho ha sido detenida por un delito contra la Administración de Justicia. Como se lee en El Quijote: “Cosas veredes, querido Sancho”.

Denuncia una falsa violación para ocultar una infidelidad
Comentarios