viernes 30/7/21

Adiós a la vejez: Así es cómo aparecen las arrugas, y esta es la forma de evitarlas

Con los años la piel de nuestro rostro pierde rigidez y llegan las arrugas, pero evitarlas y retrasar la aparición es posible con productos saludables
Así es cómo aparecen las arrugas, y esta es la forma de evitarlas
Así es cómo aparecen las arrugas, y esta es la forma de evitarlas

El paso de los años tiene un efecto realmente evidente en nuestro cuerpo. La vejez produce arrugas, debilidad de la piel, e incluso una disminución del tejido muscular y liposo que le dan la forma que habitualmente tiene nuestro cuerpo. La cara no se queda atrás, de hecho, es uno de los sitios donde se nota más la vejes, y por eso, en este artículo te digo cómo envejece tu cara con la edad (más allá de las arrugas).

Los responsables de que nuestra piel se conserve joven, tersa, brillante y elástica, son el colágeno, la elastina y, por supuesto, el ácido hialurónico, además de otros procesos fisiológicos que asegurarán que tu piel no solo se vea sana, sino que también lo esté, por lo que deberás tener en cuenta algunos factores para conocer cómo reducir el envejecimiento de la misma…

¿Por qué envejece mi cara?

Principalmente, es debido a tu edad. Lo más común es que la aparición de arrugas y las demás situaciones que hace que tu piel pierda su juventud característica, sea desde los 30 años de edad.

Entre estas otras situaciones que condicionan el envejecimiento de tu cara, se encuentran las siguientes:

La flacidez de la piel

La principal causa del envejecimiento cutáneo, es simplemente la flacidez de la piel, que es el resultado de la pérdida de la tensión de la piel, sumado a la disminución en los tejidos cutáneos de proteínas esenciales para conservarla, como la elastina y el colágeno; estas condiciones están beneficiadas por la gravedad.

Por la flacidez de la piel y la apariencia de caída que adquiere esta, también se observa como que la nariz y las orejas crecieran; además, esta flacidez es la responsable de que se caigan los parpados y tus ojos se vean aún más pequeños.

Pérdida de calcio en los huesos

Como es conocido popularmente, tus huesos van perdiendo calcio y proteínas esenciales con el paso de los años; eso no solo pasa en la vejes, sino que estos tienen un proceso continuo de resorción y reparación que los conserva revitalizados, y esa es la función que se deteriora, pues a pesar de que se continúa la resorción, la reparación es mucho menos activa.

El desarrollo en este caso de los huesos que crecieron y conformaron el esqueleto que tuviste de adulto, con la vejes tiene un efecto contrario. Los huesos empiezan un desarrollo invertido o una involución, que es a lo que los médicos llaman “resorción ósea”.

Esta situación, sin duda, condiciona la juventud y apariencia en general de tu cara, porque como todo el esqueleto está siendo involucionado, tu rostro se verá más delgado y frágil. Una de las enfermedades más comunes que causan esta destrucción parcial de la vitalidad de tus huesos, es la osteoporosis, común en hombres y mujeres mayores a los 40 años de edad.

Así es cómo aparecen las arrugas, y esta es la forma de evitarlas

Disminución del tejido adiposo

La grasa y sus capas, que le dan forma a nuestro cuerpo, disminuye considerablemente con la edad, incluso antes de la vejez. Esta grasa es eliminada con el paso de los años, es un proceso natural y fisiológico, que si bien no es patológico, con el deterioro óseo y con una piel completamente adelgazada, deja como resultado una apariencia poco agradable.

Esto influye en la estreches de la cara, que es comúnmente observada en personas de muy alta edad. Esta pérdida de grasa también influye en la pérdida de energía natural en las células, por lo que la renovación de los tejidos se ve directamente afectada.

Factores ambientales

Hay algunas costumbres en tu alimentación o estilo de vida que pueden acelerar el envejecimiento, esto es posible mediante la genética y su regulación hormonal, por lo que evitar los hábitos tóxicos te puede ayudar ante esta situación.

Estrés

Una de las causas más comunes del envejecimiento, y de las que más puedes ignorar, es el efecto del estrés en tu cara y en tu piel. El estrés y las consecuencias neuronales que causa en el cuerpo humano, tiene un efecto oxidativo, es decir, que causa una oxidación irreversible en todas las células del cuerpo.

Esta oxidación causa una especie de inflamación en cada célula y disminuye su funcionalidad progresivamente, por lo que tu piel en general envejecerá mucho más rápido.

¿Qué puedo hacer para que mi cara no envejezca?

Realmente, al ser un proceso natural y fisiológico del cuerpo humano, no hay mucho que puedas hacer para mejorar la juventud de tu rostro, es decir, la aparición de las arrugas, la estreches de la cara, la delgadez de la piel y la prominencia de algunas facciones… es algo que no podrás evitar y que es conveniente aceptar en su curso.

Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para desacelerar este proceso de envejecimiento, por lo que te dejo algunos consejos a continuación:

Hidratación y nutrición

Que comas alimentos saludables tiene un efecto positivo en absolutamente todos los procesos que te mantienen vivo. El efecto positivo que tiene en la renovación de la piel es real, pues una dieta balanceada puede aportarle a los tejidos las proteínas estructurales que necesitan para que sigan viéndose bien.

La hidratación es realmente relevante también, pues las partículas de agua tienen una especial acción en la obtención de energía celular y en el mantenimiento de todos los órganos, en especial, de la piel.

Evitar los hábitos tóxicos

Está comprobado científicamente que hábitos como fumar, beber alcohol en exceso y la nicotina, pueden tener efectos adversos en el transcurso de los procesos que revitalizan tu piel.

Protección solar

El sol y la foto-sensibilidad de la piel no van de la mano, por lo que es importante que utilices productos regularmente para protegerte de los rayos UV provenientes del sol. Debes tener en cuenta que las actividades bajo el sol requieren de accesorios especiales, como gorras o gafas de sol para proteger todos tus órganos, y no solo tu piel.

Buena higiene cutánea

Está de más decir que una buena higiene corporal, y en especial, de tu piel, contribuirá a que no se acumulen excesos tóxicos que puedan empeorar el estado de la misma. Es importante que laves con jabón neutro y agua fría regularmente; te recomiendo que lleves contigo toallas húmedas, que facilitan el proceso de desinfección cutánea.

Adiós a la vejez: Así es cómo aparecen las arrugas, y esta es la forma de evitarlas