lunes. 27.06.2022

Así vivió Cádiz uno de los Corpus más pobres de su historia: se acabará perdiendo

El desinterés general de estos últimos años va camino de hundir una de las celebraciones más inmemoriales de la ciudad
Así vivió Cádiz uno de los Corpus más pobres de su historia se acabará perdiendo
Así vivió Cádiz uno de los Corpus más pobres de su historia se acabará perdiendo

Se vendió en su momento por parte del obispo Rafael Zornoza como el Corpus del reencuentro y que sería especial. Y realmente ha sido especial por lo pobre y lo triste, es más no faltan las voces que aseguran que se acabarán perdiendo.

El desinterés general de estos últimos años va camino de hundir una de las celebraciones más inmemoriales de la ciudad. En esta ocasión, además, coincidiendo en fecha con el Carnaval Chiquito y las elecciones al Parlamento de Andalucía

La Custodia, poco después de salir de la Catedral
La Custodia, poco después de salir de la Catedral

Y es que en algunos episodios se puede decir casi que rozó la indecencia con imágenes que para nada se corresponden con lo que debe ser la Adoración al Santísimo, uno de los momentos más grandes de la cristiandad y que ha quedado devaluado.

Desinterés por el Corpus en Cádiz

Todo venía ya torcido desde la decisión del Ayuntamiento de no ubicar la rampa en la fachada principal para el inicio del cortejo que, finalmente, lo acabó haciendo por Arquitecto Acero. La reacción tardía del Consejo empezó a poner de manifiesto que tampoco las hermandades estaban este año mucho por la labor.

Esto ha quedado demostrado en la escasez de altares montados en el recorrido y en la pobreza de la alfombra situada frente a las puertas del Ayuntamiento. Quizás se piense más en la Magna de septiembre que en otra cosa. 

Solo la Sagrada Cena demostró una implicación verdadera en la celebración con la presencia de Jesús del Milagro, además de la siempre brillante presencia de la Patrona, la Virgen del Rosario, que aporta prestancia y brillantez al cortejo.

Y en este contexto, la Iglesia, sobre quien gira la celebración eucarística, no ha puesto el empeño suficiente en intentar engrandecer el acto de Adoración que quedó reducido a un acto simple y que en nada se corresponde con lo que se conmemora.

Pontifical en la Catedral

A las nueve y media de la mañana, más temprano que en otras ocasiones, debido a la coincidencia con la jornada de elecciones en Andalucía y con el Carnaval Chiquito, daba comienzo el solemne pontifical. Mientras, media hora antes, se celebraba en la Parroquia de Santa Cruz la misa para los niños y niñas que este año han recibido su Primera Comunión.

Durante la ceremonia, a la que asistieron distintas autoridades civiles y militares de la ciudad, el obispo diocesano aseguró que "hoy tenemos una importante cita de fe para alabar a Cristo, manifestar nuestro amor a El, mostrar nuestra alegría e invitar a todos a participar de ella.

También el Señor tiene un gran compromiso con nosotros porque su gozo es estar con los hijos de los hombres. Si en el origen de la fiesta de Corpus Christi estuvo la intención de fortalecer la fe de los creyentes en la presencia real de Cristo en la Eucaristía, también hoy, debemos mirar a Cristo para reconocer un amor eterno que devuelve el sentido a la vida y saca al hombre de la desesperanza, de la soledad y del agotamiento extenuante del narcisismo y la ausencia de Dios".

Procesión del Corpus

Una vez finalizado el Solemne Pontifical tuvo lugar la procesión en la Custodia de El Cogollo, que recorrió la calle Arquitecto Acero, plaza de la Catedral, calle Santiago, plaza de Candelaria, calle Santo Cristo, calle Sánchez Barcáiztegui, calle San Francisco, calle Nueva, plaza de San Juan de Dios, calle Pelota y plaza de la Catedral, para entrar de nuevo por la calle Arquitecto Acero en el interior de la Seo . En ella participaron distintos colectivos de la Iglesia gaditana, al igual que los niños de Primera Comunión.

Después de dos años volvieron a verse en el cortejo las imágenes del Dulce Nombre de Jesús, el beato Diego José de Cádiz, los santos patronos, San Servando y San Germán, y de la patrona de la ciudad, Nuestra Señora del Rosario. Igualmente, se recuperó la tradicional alfombra de sales en la Plaza de San Juan de Dios, que fue confeccionada por un grupo de jóvenes de la Pastoral Juvenil

Así vivió Cádiz uno de los Corpus más pobres de su historia: se acabará perdiendo