sábado 28/5/22

Cádiz respeta con orgullo y honor el estado de alarma

Calles vacías demuestran a las claras que en la capital se han tomado muy en serio el confinamiento

Podrá haber excepciones porque lógicamente las habrá como el triste episodio ocurrido durante la pasada semana por dos vecinos del Cerro del Moro que tuvieron que ser detenidos y que, incluso, saltaron a los periódicos nacionales.

Sin embargo, la inmensa mayoría de gaditanos está respetando con orgullo y honor el estado de alarma decretado hace ahora una semana por el Gobierno de coalición encabezado por Pedro Sánchez.

Calles vacías, establecimientos cerrados, carnicerías y supermercados en los que se guarda la cola y la distancia pertinente que establecen las autoridades para evitar un posible y dañino contagio.

Un contagio que, como bien ha quedado claro desde el primer momento, puede multiplicarse por mil, como demuestra el hecho de que en otros lugares el número de infectados alcance ya cifras más que preocupantes.

Cádiz se está quedando en casa y los ciudadanos de la capital se han tomado muy en serio el confinamiento, una situación que es más que probable se alarga todavía durante algunas semanas más.

Mientras tanto, en la ciudad se respira una tranquilidad inusual para este tiempo de Cuaresma, de cultos, de reparto de túnicas, una paz que ha quebrado la cotidianeidad y que amenaza con hacerlo un tiempo más.

Cádiz respeta con orgullo y honor el estado de alarma