lunes. 15.08.2022
Curro El Cojo, a la izquierda de la imagen.
Curro El Cojo, a la izquierda de la imagen.

Descanse en paz Curro El Cojo

El conocido restaurador gaditano ha fallecido a los 90 años de edad 

En el día de hoy, sábado, día 16 de marzo, ha fallecido en la localidad de Arcos de la Frontera, el querido restaurador gaditano Francisco Durán Valle, más conocido en el mundo de la hostelería como Curro El Cojo.

Curro El Cojo, a la izquierda de la imagen.

Con 90 años cumplidos ha sido un referente nacional e internacional que puso junto a su esposa Rocío la gastronomía gaditana y en especial de la Sierra de Cádiz,en lo más lugares más altos. Curro nos deja después de estar luchando dos años contra una dura enfermedad.

Curro el Cojo conservaba todo un almacén lleno de recuerdos. No es para menos. Por sus locales ha pasado lo más granado de la sociedad española desde el Rey, pasando por el Príncipe hasta todos los presidentes del Gobierno desde finales de los 60 hasta Aznar, que ya no pisó el templo del morcón y el lomo en manteca. Francisco recuerda especialmente a Manuel Fraga al que le gustaba mucho el establecimiento y que traía a todo el que podía.

A los 16 años Curro, de familia de agricultores, tuvo un accidente en el campo y se quedó cojo. El accidente sería fundamental porque le haría cambiar de vida y le rebautizo en Arcos con el nombre de Curro el Cojo. Comenzó a trabajar en la hostelería hasta que en 1952 y con 23 años decidió lanzarse a la aventura y montar su propio negocio. Fue en pleno centro de Arcos en el callejón de las monjas en el que abrió una taberna dedicada a vender chacinas y conservas. Curro se fue haciendo famoso por la generosidad de sus raciones, sobre todo de jamón que traía de varios sitios, entre ellos de la vecina localidad de Benaocaz.

En 1982 Curro el Cojo decide venirse a Cádiz, donde vivía actualmente y abre en el Paseo Marítimo otro establecimiento, en el local que ocupa hoy el Arteserrano. Allí siguió triunfando su fórmula de productos de la Sierra, cuya cocina nunca había estado presente en la ciudad hasta entonces. Su última apertura fue precisamente en Puerto Sherry donde la enseña se posicionó en 1992.

En 1998 Curro el Cojo se jubiló aunque su profesión la ha seguido viviendo hasta sus últimos días ya que le gustaba hablar con su hijo Patricio sobre el tema u ojear en su almacén para refrescar recuerdos de su historia metía en manteca.

El responso tendrá lugar este domingo, día 17 de marzo, a la 12.15 horas en el tanatorio de Arcos de la Frontera. Se ruega una oración por su alma. Curro el Cojo es velado por su familia y amigos en una sala del Tanatorio de Arcos.

Descanse en paz Curro El Cojo